Genera interés el modelo de los Centros México

 
Carlos Velázquez
hrs.

Desde su regreso al turismo, Óscar Espinosa se ha convertido en un consultor importante desde sus trincheras en el sector privado y ahora está empujando un proyecto que está cobrando importancia debido a la salida del Gobierno Federal de la promoción turística.

En la reunión de la Asociación de Secretarios Estatales de Turismo (Asetur), que preside Jorge Manos, el nombre de Espinosa fue mencionado por Miguel Torruco, el secretario de Turismo.

Resulta que tanto él como Arturo Cervantes, socio de la empresa Cerrando Círculos, están moviendo la idea de crear los Centros México o Casas México en las principales ciudades del extranjero para llevar viajeros a los destinos mexicanos.

Su idea es contar con algunos socios mexicanos ancla, por ejemplo Cervantes ya ha estado platicando con alguna aerolínea, para auspiciar un espacio en donde realizar diferentes acciones de negocios a favor de la actividad turística.

Así es que contaría con oficinas, que se podrían rentar por horas, semanas o meses, según el modelo de wework; lo que reduciría inmensamente los costos de tener una oficina de forma permanente.

Además en ese espacio se podrían organizar eventos a favor del turismo mexicano; mostrar destinos, productos y hasta contar con una alternativa gastronómica oriunda del país.

De hecho ya hay un proyecto para abrir el primero en Toronto, Canadá, con un restaurante, un área de coworking, un espacio para eventos y otro para seminarios o talleres.

La idea viene de hace tiempo e incluso el Consejo de Promoción Turística de México (CPTM) estaba propuesto como uno de los patrocinadores; ahora sin éste, puede cobrar un impulso distinto pues se abre una necesidad real sin resolver.

Por cierto una voz que no se ha escuchado todavía es la de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), con Marcelo Ebrard al frente, y quien supuestamente tendrá un papel activo en la promoción turística internacional.

Divisadero

Canaero. Ayer Alejandro Alonso, director general de Aerolíneas Ejecutivas, asumió la presidencia de la Cámara Nacional de Aerotransporte, en lugar de Sergio Allard, director ejecutivo de Relaciones Institucionales de Aeroméxico.

Es la primera vez que un ejecutivo que sale del negocio de los llamados taxis aéreos, encabezará a toda la industria; así es que hay entusiasmo ya que puede aportar una visión diferente.

Allard hizo un trabajo exitoso para apoyar la puesta en marcha del Bilateral Aéreo con Estados Unidos, hecho que ha contribuido al crecimiento extraordinario de este sector en los últimos años.

También se enfrentó a situaciones muy complicadas, como el cierre de la obra del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México; circunstancia que lo obligó a hacer una defensa mediática muy activa sobre la trascendencia de esta obra que rechazó el actual gobierno.

Alonso manifestó en su toma de posesión que buscará que se concluyan otras dos tareas iniciadas por Allard y que no se concretaron por falta de recursos públicos, es decir la creación de la Agencia Federal de Aviación Civil y la Agencia Federal de Investigación de Accidentes en el Transporte.

Comentarios
hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas