El factor aéreo en el regreso

Carlos Veranda
 
Carlos Velázquez
hrs.
Los destinos que vuelven a sus actividades se enfrentarán a la falta de conectividad aérea.

Uno de los retos para Los Cabos y otros  de los destinos que están regresando a la actividad turística es la actual falta de conectividad aérea, muy afectada por la pandemia del covid-19.

Si uno quisiera viajar, por ejemplo, de Houston a Los Cabos, y de regreso, en Aeroméxico Dealer, habría espacio en una sola fecha en lo que resta de junio, y el pasaje redondo costaría casi 900 dólares en clase turista.

Dentro de México, en términos generales, están volando a Los Cabos, Aeroméxico, Volaris y Viva Aerobus y están conectando con la Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara.

Publicidad
Publicidad

Todo esto debe ir cambiando paulatinamente. Ya se vio que Interjet está regresando a volar a 15 rutas esta semana, pero esa oferta de hasta 30 por ciento de ocupación de los cuartos de hotel también está alineada a la disponibilidad de asientos de avión.

Respecto a la conectividad internacional, la sorpresa es que los vuelos se están concentrando en Houston y, sobre todo, en Dallas, los cuales serán los hubs de donde conectarán los viajeros a Los Cabos.

Por encima de Los Ángeles o San Francisco, cuando habitualmente los mercados emisores californianos son los más vinculados a Los Cabos.

Incluso las restricciones traen aparejadas sorpresas importantes. Una de ellas es la aparición de una aerolínea: Eastern, la cual, ante la falta de vuelos desde Nueva York, está lanzando una ruta desde La Guardia, operada con un Boeing 767.

En este espacio se había referido que, tanto en los destinos de Quintana Roo como en Los Cabos, los afiliados a programas de “tiempos compartidos” serían los primeros en regresar.

Además, a Los Cabos también llagarán los viajeros de más alto poder adquisitivo, los que se hospedarán en los 12 hoteles top de la plaza y que usarán sus aviones o vuelos privados.

Rodrigo Esponda, director del Fideicomiso de Turismo de Los Cabos (Fiturca), cuenta que incluso ha recibido llamadas de viajeros europeos que se encuentran en California y que desean llegar a pasar dos semanas en grandes villas, mediante aviones rentados. Y aunque les encantaría recibirlos, ello todavía no es posible debido a las restricciones a la aviación impuestas por Estados Unidos.

Son playas con el reconocimiento blue flag, campos de golf icónicos, como el de Quivira, el de Rancho San Lucas y el del Hotel Motage, los cuales están arrancando operaciones y serán algunos de los resortes para el regreso.

Y luego vienen los retos, esos que Esponda describió en su artículo Verano peligroso, los que mostrarán de qué está hecho Los Cabos: el gran servicio, pese a las restricciones; la seguridad sanitaria, entre otros. La historia ya comenzó a escribirse.

DIVISADERO

Best Day. El hecho de que el precio original de venta de la OTA mexicana, pactado con Despegar, haya sido de 136 millones de dólares y que al final haya bajado a 56.5 millones, más 20 millones extra en cuatro años sujetos a resultados, le da racionalidad de negocios a la pandemia.

En cuatro meses, el valor de Best Day se redujo entre 58.46% en el peor de los casos y 43.75% en el mejor, incluso en este último caso el golpe será durísimo.

Comentarios

hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
Ir a la barra de herramientas
X