Braintivity muestra su faceta más obscura

 
Carlos Velázquez
hrs.

“¿Por qué hablas con un delincuente?”, me preguntó Carlos González, director de Visitmexico, en julio del año pasado tras entrevistar a Sergio Loredo, fundador de Tecnocen.

“Su versión me pareció interesante y verosímil”, le respondí, y esa fue la última vez que González me tomó una llamada.

El jueves pasado, la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México cumplió una orden de aprehensión por extorsión contra Loredo; quien fue trasladado al Centro de Readaptación Social de Cancún, donde la jueza Gabriela Concepción Carrillo consideró que no había elementos para vincularlo a proceso y salió libre el 31 de enero.

Braintivity, empresa de Marcos Achar que tiene el contrato de concertación con Sectur para explotar Visitmexico, contrató una agencia para difundir un comunicado sobre la aprehensión de Loredo.

El lunes emitió otro informando que había salido libre y que Braintivity se inconformará utilizando los recursos legales a su alcance.

¿Por qué tanto encono? Si Loredo no ejecutó la supuesta “extorsión”, que en todo caso fue un intento para cobrar servicios no pagados.

En septiembre de 2019, fui a la gira de Miguel Torruco, titular de Turismo, a China y conocí a Raúl Ramírez, como socio de Braintivity.

Ramírez, Loredo y Carlos Herrera, tres jóvenes emprendedores, le habían propuesto a Torruco un modelo de negocio digital, fondeado con recursos privados, para operar Visitmexico.

El secretario les presentó a Achar, González y Juan Vergara y les propuso que se asociaran todos; Loredo, como socio tecnológico, pagó dominios y rentó servidores para hospedar los portales.

Más de un año después Achar y su grupo dejaron fuera de Braintivity a Loredo, Ramírez y Herrera; entonces Tecnocen exigió le repusieran sus gastos y le pagaran su trabajo que originalmente sería reconocido por la sociedad.

Esos son los 10 millones de pesos, con los que Braintivity asegura haber sido “extorsionado” por Loredo; cuando este último cerró el acceso a Visitmexico con los letreros de “por falta de pago”.

Braintivity mudó el Visitmexico.com al Visitmexico.mx lo que provocó las hilarantes traducciones literales automáticas y el alud de “memes” contra Sectur.

Tecnocen no le pudo cobrar a Braintivity y le entregó dominios y contenidos de Visitmexico a Sectur, teniendo como testigo a un funcionario de Tecnologías de la Información de la Presidencia.

Visitmexico sigue en picada, en noviembre reportó 296 mil sesiones mensuales, según Achar, cuando en enero de 2019 tenía 90 mil más, y resultó ser el sitio 76 mil 474 “más relevante”, como si fuera un proyecto escolar.

El fracaso de Visitmexico parece motivar a Braintivity a perseguir penalmente a Loredo quien, por no actualizar un documento judicial el 20 de diciembre pasado, permitió que Aldo Gutiérrez, otro socio de Achar y abogado influyente en Quintana Roo, activara la denuncia.

En tiempo record se ejecutó la orden de aprehensión en CDMX, para subir a Loredo a un avión y llevarlo a Cancún con la eficacia propia del FBI.

Ahora Visitmexico tampoco se “vengó” de Loredo y Achar sigue fallando en su encomienda de conectar al turismo mexicano, como le seguirá pasando a este “jugador análogo” en un mundo digital.

Comentarios
hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas