Grand Costa Maya, un paraíso en el Caribe

 
Redacción
hrs.
Grand Costa Maya se conforma por Bacalar, Chetumal y Mahahual, se caracteriza por su exuberante naturaleza, playas de oleaje suave y sitios arqueológicos.

Con una de las ofertas más ricas del Caribe, Grand Costa Maya, conformada por los destinos de Bacalar, Chetumal y Mahahual, se caracteriza por su exuberante naturaleza, playas de oleaje suave, historia, cultura y sitios arqueológicos.



Esta bella región se ubica al sur de Quintana Roo que alberga el Aeropuerto Internacional de Chetumal, que recibe vuelos de Ciudad de México, Guadalajara y Cancún. Chetumal, la capital del estado, es la puerta de entrada a este oasis.

En Chetumal puedes recorrer el Boulevard Bahía, el más largo de la Península donde podrás admirar diversos monumentos como los dedicados al Pescador, al Renacimiento y a la Bandera, junto con obras de artistas plásticos en el Corredor Escultórico.

Para descansar y disfrutar de las actividades acuáticas, visita Calderitas y Laguna Milagros, o atrévete a explorar la Ribera del Río Hondo con sus arroyos, manantiales, lagunas y cenotes.

Publicidad
Publicidad

A media hora de la capital, Bacalar ofrece atractivos para los amantes de la natación, el esnórquel y el buceo. Para empezar, está la famosa Laguna de los Siete Colores donde además se puede practicar kayak, paddle board y paseos en lancha.



Sin mencionar la variedad de cenotes como el Cenote Negro que se ubica dentro de la Laguna de los Siete Colores y es el más profundo de Grand Riviera Maya con 90 metros; el Esmeralda y Azul son ideales para bucear; mientras que Cocalitos es famoso por colindar con el Canal de los Piratas donde se pueden observar los estromatolitos, estructuras minerales parecidas a las estalagmitas y que son de gran importancia para la vida marina.

Por su parte, Mahahual está a menos de dos horas de Chetumal. Es famoso por sus aguas cristalinas color turquesa y por tener el único muelle de cruceros de la zona sur de Quintana Roo.

El destino el atolón coralino más grande del país en la Reserva de la Biósfera Banco Chinchorro, donde se puede nadar con peces coloridos junto a los corales. A unos 60 kilómetros se encuentra Xcalak, una de las últimas islas vírgenes de México para descansar, relajarse y bucear.

Comentarios



hrs.
Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas