Vino y turismo, reto en Baja California

 
Redacción
hrs.

La producción del vino no sólo es importante para Baja California como actividad económica en sí y por los empleos que genera; sino debido a la relación importante que tiene con el turismo.

Un dato lo dice todo y es que 30 por ciento de los turistas internacionales, sobre todo estadunidenses, que llegan a ese estado del norte del país lo hacen teniendo como objetivo principal el vino y la gastronomía.

Baja California es una potencia gastronómica en mucho sentidos, desde históricos como haber sido origen de alguna recetas globales, como la ensalada César.

Además de que es desde las costas de Ensenada de donde parten los enormes atunes que se subastan en el mercado de pescados de Tokio, hasta el hecho de que allí se concentran desde carretas y pequeños establecimientos lo mismo que restaurantes connotados, donde se come extraordinariamente bien.

Y allá en Baja California estuvo el lunes **Enrique de la Madrid**, secretario de Turismo, en una gira de siete horas que le implicó otras siete horas de vuelo entre Tijuana y la Ciudad de México.

En esa entidad se reunió con los productores de vino del Valle de Guadalupe y el Valle de Ojos Negros, una naciente zona vinícola que está creciendo aceleradamente debido a que no tiene problemas de escasez de agua. Su interlocutor principal fue **Hanz Backhoff**, director general de Monte Xanic, una peculiar bodega que como dice este último es la más grande de las pequeñas y la más pequeña de las grandes

Fue él quien le mostró algunas cifras que deben ser motivo de reflexión, pues por ejemplo sólo 30 por ciento del vino que se consume en el país es mexicano, contra 70 por ciento que proviene de otros países.

Ahora Backhoff propuso que la Sectur impulse un mecanismo específico para incluir al vino como parte de un complemento alimenticio, que lo involucre en la cadena de valor gastronómica.

No son nuevos los problemas estructurales de la industria vinícola mexicana, se trata en primer lugar de la falta de apoyos gubernamentales específicos que sí reciben otros países como Chile.

También un esquema fiscal que le es muy desfavorable, pues las etiquetas mexicanas son costosas y un impuesto como porcentaje del precio de las botellas que muchas veces saca a los vinos mexicanos del mercado.

El otro tema es que, como expuso **De la Madrid**, hay 379 unidades de producción vinícola en México, cuando el país es por su volumen el trigésimo primer productor a nivel mundial.

Mucho vino boutique, digamos, aunque ello se traduce también en precios elevados debido a la falta de economías de escala.

**De la Madrid** ofreció capacitación, certificación y promoción a estos productores clave para el turismo de Baja California.

**DIVISADERO**

Descanse en paz. Ayer falleció **Felipe Allard Meléndez**, padre de **Sergio Allard**, quien es el director ejecutivo de Talento y Relaciones Institucionales de Aeroméxico, además del presidente de la Cámara Nacional de Aerotransporte (Canaero).

Un hecho lamentable para quien es uno de los ejecutivos más respetados en el negocio de las aerolíneas en México.

Comentarios
hrs.
Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas