“Viajemos todos por México” y el mercado imperfecto del turismo

 
Redacción
hrs.

Si los mercados fueran perfectos, para empezar no habría hambruna y, además, serían ociosas todas las reflexiones de **Adam Smith** y otros teóricos que han analizado los retos de la compraventa de mercancías.

Evidentemente el programa “Viajemos todos por México” no sólo es una propuesta bien intencionada para que muchos mexicanos conozcan su país, sino que además responde al compromiso del Presidente para que más personas disfruten del turismo.

Otras naciones han analizado este tema y han llegado a conclusiones como las siguientes:

1. Hay que establecer barreras de entrada, para que sólo se beneficien aquellas personas que tienen menos recursos disponibles. Caso concreto son los adultos mayores.

2. Es necesario que los comercializadores más eficientes, es decir, aquellos que cuentan con capital, tecnología y participación de mercado ganen dinero, pero sacrificando sus márgenes de ganancia habituales.

3. Hay que empaquetar los productos turísticos, para no hacer públicos los porcentajes de descuento, pues de otro modo los medios de venta ya establecidos perderían clientes.

4. Existe la tecnología para colocar en medio un metabuscador, es decir, una compañía que compare en tiempo real las ofertas de los diversos competidores.

5. Es conveniente aclarar las políticas de descuento, en función de las características de los beneficiarios.

“Viajemos todos por México” es una buena idea con la que **Enrique de la Madrid**, secretario de Turismo, quiere poner su granito de arena para acercar los viajes a quienes menos tienen. Y para que algo funcione, siempre será mejor hacer ajustes sobre algo que ya está construido, en lugar de tratar de comenzar de cero. Hoy el gran reto es valerse de la tecnología, para que este modelo siga creciendo y realmente ofrezca precios mucho menores a los que se pueden obtener a través de las agencias de viajes por internet o los sitios web de los proveedores.

El tiempo apremia y es muy deseable que este movimiento que ya arrancó marque un antes y un después, en lugar de que termine siendo un modelo con poco sustento.

**DIVISADERO**

España. En las próximas semanas **Javier Aranda**, quien fue director del Fideicomiso de Promoción Turística de Riviera Maya, dejará su posición como director para España y Europa del Consejo de Promoción Turística de México (CPTM). En realidad, ya lleva varios años en la llamada “Madre Patria” y siempre es mejor no eternizarse en una posición.

El hecho es que la razón de su salida viene porque ha recibido algunos señalamientos por parte de la dirección de administración del CPTM respeto a sus méritos profesionales y académicos. **Aranda**, por lo menos a través de la práctica profesional, es un experto en la promoción de los destinos turísticos.

Su trabajo fue interesante en la Riviera Maya, donde, por ejemplo, armó algunos festivales que llegaron para quedarse.

Como quiera que sea no hay “plazo que no se cumpla” y Aranda tendrá nuevamente la oportunidad de vivir en Playa del Carmen y de zambullirse en su alberca antes de comer, como le presumía a todo mundo.

Comentarios
hrs.
Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas