Una Secretaría que ahorra hasta en mantenimiento preventivo

 
Carlos Velázquez
hrs.

Algunas personas que viven del turismo en México, sintieron indignación por las palabras de Zurab Pololikashvili, secretario general de la Organización Mundial del Turismo, debido a que felicitó al presidente López Obrador por su política turística.

¿Cómo es posible sino hubo un solo programa para apoyar a las empresas o a los trabajadores de este sector?, preguntan.

Pololikashvili se refirió, pues de lo contrario sus comentarios habrían tenido incluso un sentido irónico, fue a la decisión de mantener abiertas las fronteras a los turistas que permitió a los principales destinos mexicanos irse recuperando más rápido que el resto de los latinoamericanos y que muchos a nivel mundial.

López Obrador y su epidemiólogo Hugo López Gatell actuaron como “Juan sin miedo” y no obstante las muertes por los contagios, no cerraron los destinos como lo hizo Canadá, que turísticamente se ha tenido que concentrar en el mercado interno; un lujo de país rico, cuyos habitantes tuvieron que padecer el invierno sin poderse ir de vacaciones a una playa.

En esa decisión la Secretaría de Turismo de Miguel Torruco “ni las manos metió” y además estuvo más ocupado el año pasado “contando chiles”, como se dice popularmente.

Un oficio del 14 de mayo que firmó la titular de Administración y Finanzas de Sectur, Sandra Berenice Meza Pérez, detalla cómo le hicieron para cumplir con la Ley Federal de Austeridad Republicana y ahorrarse 24.6 millones de pesos contra 2019, que ya traía un ahorro de 88.4 millones contra 2018.

Una de las maneras fue recortando 65 plazas de Sectur, la otra quitándole viáticos al personal que estaba haciendo home office por la pandemia, otra gracias a que ya no hay seguros de gastos médicos y hasta pararon unas obras de mantenimiento preventivo y correctivo a las instalaciones hidrosanitarias del edificio de Masaryk, a ver si no se les desbordan después las aguas negras.

Los únicos beneficiados fueron los Ángeles Verdes, que recibieron una transferencia para gasolina y aceites; todo lo cual muestra una dependencia que en lugar de aportar una estrategia moderna de recuperación para un sector dañado en sus cimientos por la pandemia está ocupada en ahorrar centavos porque ya no tiene pesos.

Divisadero

Mudanza. Quien llegó a Riad, la capital de Arabia Saudita, fue Gloria Guevara y fiel a su estilo ya inició una pequeña revolución para promover la llegada de viajeros internacionales a ese país que había permanecido en un “confinamiento” de varios siglos.

La pregunta que muchos se hacen es qué tanto podrá avanzar en sus propósitos, siendo una mujer brillante de mano muy dura.

Allá en Londres, en el World Travel & Tourism Council (WTTC), varios ingleses le renunciaron antes de sujetarse a jornadas extra, cambios de horario y peticiones hechas con gran presión.

El problema es que en Arabia Saudita, muchos funcionarios forman parte directa o indirectamente de la familia real; además a los hombres no les gusta que las mujeres les hablen golpeado y las jerarquías son llevadas a una situación extrema.

Así es que algunos anticipan que nuevamente la señora Guevara hará un trabajo destacado y desquitará con creces el súper salario que seguramente está ganando; pero otros sostienen que, como la relación entre suegras y nueras, su chamba está irremediablemente condenada al fracaso.

¡Hagan sus apuestas!

Comentarios
hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas