¿Un vaso medio lleno o querer tapar el sol con un dedo?

 
Carlos Velázquez
hrs.

El turismo mexicano sigue navegando en las aguas turbulentas de una crisis, una realidad que ni remotamente se refleja en el tuit que puso el secretario Miguel Torruco al inicio de la semana:

“Entre enero-julio de 2021 se registró la llegada de 7 millones 141 mil turistas internacionales vía aérea en México, nivel que representó un incremento del +43% en comparación con los turistas registrados en el mismo periodo de 2020”.

Puestas así las cosas, parecería que el barco de la recuperación va viento en popa y que no hay nada de qué preocuparse, cuando la realidad es distinta.

Las cifras de Torruco son correctas, pero el “truco” consiste en que a partir de marzo y hasta junio del año pasado la actividad turística se fue a cero como consecuencia del confinamiento global por la pandemia.

A cambio, esta semana han aparecido otros datos que muestran la otra parte de la historia.

Según el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), el Producto Interno Bruto (PIB) Turístico tuvo una caída de -1.8% contra el trimestre inmediato anterior y de -23.3% contra el mismo trimestre de 2020.

Esta situación es descrita por Brain Analytics como “una recaída” respecto al último trimestre de 2020.

Un periodo que abarca el inicio de la temporada alta de invierno, es decir diciembre, y el cierre de la misma que llega hasta marzo; lo que significa que el turismo se “desinfló” al iniciar el año.

Mientras que Cicotur de la Anáhuac, utilizando la misma información del PIB Turístico, reveló que el consumo turístico interno cayó -16.6% en el primer trimestre y el receptivo -51.9%.

Evidentemente no es serio hacer comparaciones contra un año tan atípico como 2020 y la realidad es que si comparamos el primer semestre de este año contra el mismo periodo de 2019, el gasto de los visitantes internacionales por vía aérea cayó -41% y el número de turistas aéreos  -44.2%.

Más que la historia del “vaso medio lleno y medio vacío”, hablar de recuperación turística hoy es querer “tapar el sol con un dedo”.

Divisadero

Nuevos promotores. El próximo lunes comenzará el curso en línea “Fundamentos de la promoción turística”, para los miembros del Servicio Exterior Mexicano quienes ahora deben resarcir el trabajo que se hacía en el Consejo de Promoción Turística.

El temario parece una broma, pues incluye conceptos turísticos básicos; una unidad sobre cultura y gastronomía, en donde por ejemplo se revisarán ingredientes como el frijol, el jitomate y la calabaza (es literal).

Luego se darán a conocer las instituciones turísticas más importantes; y finalmente el papel de las representaciones de México en el exterior en la promoción turística.

Las herramientas tecnológicas previstas son Visitmexico, Datatur y el Atlas Turístico de México.

Pero no hay  nada sobre la importancia de las reuniones y empresas turísticas, que es precisamente donde se debe concentrar el trabajo de promoción.

Ni una palabra sobre las Ferias Internacionales de Turismo; mercadotecnia digital aplicada a esta actividad; la relación con las agencias de viajes tradicionales y por internet; herramientas de búsqueda o la relevancia de la relación con las aerolíneas.

Si se trata de dar cursos, al menos los debería haber diseñado un conocedor de la materia.

Comentarios
hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas