Un “artefacto explosivo” en el peor año para los hoteles

 
Carlos Velázquez
hrs.

La Asociación de Hoteles de la Riviera Maya (AHRV), que preside Antonio Chaves, difundió un comunicado calificando de “impreciso y ambiguo el decreto por el que se adicionan diversas disposiciones a la Ley General de Bienes Nacionales (LGBN) para garantizar el libre acceso y tránsito a las playas”.



La organización que representa a 135 hoteles con más de 34 mil habitaciones, dijo que el decreto que firmó el presidente López Obrador el 26 de octubre, no tomó en cuenta el sector hotelero y que es una legislación con vacíos.

Rechaza que la norma pretenda desconocer los derechos adquiridos de los titulares de concesiones, permisos y autorizaciones de Zonas Federales Marítimos Terrestres (Zofemat), busque legalizar la intromisión al domicilio privado y no establezca reglas claras para garantizar el acceso a las playas.

Es un hecho que esta reforma llega en un momento inadecuado, pues los hoteles atraviesan por la peor crisis de su historia debido al Covid-19.

Publicidad
Publicidad

El Gobierno Federal no sólo ha rechazado apoyarlos, sino que ahora armó un “artefacto exposivo” que les puede generar costos, multas y pérdidas de las concesiones de Zofemat.

Los hoteleros podrían estarse “ahogando en un vaso de agua”, si hubiera una legislación secundaria hecha por expertos.

En cambio, otro factor que está agravando la situación es la falta de un Secretario de Turismo conciliador y proactivo; que ya debería haber actuado para contener los daños potenciales.

Simón Levy, el ex subsecretario de Turismo que impulsó esta reforma por órdenes del Presidente, le ha tirado unos “misiles” por Twitter a su ex jefe Miguel Torruco, a quien buscan exhibir porque no ha asumido una posición concreta.

Según Levy cuando ambos estaban en la Secretaría de Turismo (Sectur), Torruco estuvo en contra de la reforma y así se lo hizo saber en una cadena de mensajes de texto, que sólo ha hecho públicos parcialmente.

“Ten pantalones Torruco(…) ¿quieres que muestre los mensajes en donde me prohibías defender las playas por tus intereses con tus grupos hoteleros?”, le dijo.

Y apenas el viernes añadió por la misma red social que la AHRV está aprovechando el “silencio sepulcral de la Sectur”, para ir en contra de la reforma.

Torruco sabe que si ésta se aplicara a pie juntillas, derivaría en quebrantos y pérdida de competitividad para los hoteles; pero como es su costumbre, al Presidente no lo toca ni con el pétalo de una rosa.



El tema de las playas es complejo, la falta de las servidumbres de paso se gestaron muchas veces por corrupción y tolerancia de los municipios y en esos actos participaron las empresas.

Prohibir el paso a las playas, ha dado origen a situaciones de clasismo y discriminación; pero ahora algunos hoteles reportan que los ciudadanos están exigiendo entrar a las mismas por los lobbys, para perderse entre los clientes y pretender consumos gratis en los “todo incluido”.

Una regulación secundaria podría remediar errores de ambos lados y hasta abrir oportunidades; pero eso no se conseguirá con un titular de Sectur que se limita a pronunciar discursos vacíos, pero grandilocuentes.

Comentarios



hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas