Tianguis de Mérida, el sector turístico sale del hospital

 
Carlos Velázquez
hrs.

Después de la poca afluencia que tuvo el Pow Wow de este año, la feria de turismo de Estados Unidos, incluso cuando se hizo en Las Vegas; había razones para pensar que el Tianguis de Mérida estaría muy acotado, pero puede haber buenas sorpresas.

Sin duda será en evento de menor dimensión respecto al Tianguis de 2019 en Acapulco, por las siguientes razones:

1. La pandemia no ha terminado y aunque el avance de la vacunación va permitiendo que aumenten los porcentajes de afluencia en los espacios públicos y privados, no serán similares a los que existían previamente.

2. Hay que descartar el arribo de compradores de muchos países que antes tenían un presencia considerable, sencillamente porque hoy no están haciendo negocios con México.

3. Anteriormente había fondos federales para invitar a compradores y representantes de medios, lo que no ocurre ahora.

Dicho lo anterior fue una sorpresa, después de hacer un breve sondeo entre directivos de los destinos y ejecutivos de la industria en México, descubrir el entusiasmo por recuperar el principal evento del turismo mexicano.

Así es que todos las entidades estarán presentes y aunque algunas pueden llevar menos funcionarios públicos, los están reemplazando con emprendedores y además las compañías también quieren ver a sus socios comerciales después de un largo encierro.

Hay quienes pensaban que otro obstáculo sería el anuncio de que dentro de cuatro meses habrá otro Tianguis en Acapulco, pero también es cierto que muchos participantes ya habían invertido en stands que se quedaron en las bodegas en Yucatán.

Así es que no han tenido que desembolsar cantidades tan importantes del presupuesto de este año y el próximo todavía no ha sido asignado.

Además hay 15 nuevos gobernadores y número igual de secretarios o coordinadores de turismo, que están deseosos de integrarse al mundillo de la política del sector.

No hay datos todavía sobre las citas pre establecidas y los asistentes confirmados; aunque es un dato que la “carne asada”, la cena informal, que han ofrecido varios años seguidos algunos estados del norte, ahora tendrá una afluencia máxima de mil personas contra cuatro mil 500 del Tianguis previo.

Esperar que haya una afluencia de la mitad o menos sería algo lógico, pero lo importante es que la maquinaria del turismo está encendida otra vez y que muchos ven al Tianguis como ese día en que un enfermo grave fue dado de alta y logró salir del hospital.

Divisadero

¿Isla o península? Por uno de los caprichos de la naturaleza, la Isla de la Pasión es un paradisiaco apéndice de Cozumel de apenas un kilómetro de largo que algunos meses del año se convierte en isla y que es propiedad del empresario Hugo Camou.

En ese sitio se realizan eventos y llegan los cruceristas a visitar un sitio muy especial; por estos días, además, se acaba de convertir en la única playa certificada por la Asociación de Consultores de Bodas (ABC por sus siglas en inglés) que es la organización más importante en su tipo a nivel mundial.

Ahora que los viajeros de alto poder adquisitivo privilegian los espacios abiertos y únicos, la Isla de la Pasión seguramente crecerá como el lugar a donde cada vez más se quieren ir a casar los ricos y famosos.

Comentarios
hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas