Semáforo amarillo, luz de aliento para el turismo de QRoo

 
Carlos Velázquez
hrs.

El cambio al semáforo amarillo en la región norte de Quintana Roo, donde se encuentran Cancún y Riviera Maya, está permitiendo vislumbrar “la luz al final del túnel” en el turismo de esa entidad.

Es cierto que el fantasma del rebrote es más temible que aquel fantasma del comunismo, con el que Carlos Marx le ponía los pelos de punta a los seguidores del libre mercado en Inglaterra.

Pero las más de siete mil empresas que ya cuentan con el certificado de la Secretaría de Turismo de Quintana Roo, de hecho la mayoría del padrón, es una muestra del compromiso privado para salir adelante.

Publicidad
Publicidad

Darío Flota, director del Consejo de Promoción Turística de Quintana Roo, ve con esperanza cómo ya abrió la segunda terminal del aeropuerto de Cancún y también cómo están creciendo semanalmente las operaciones aéreas.

Ya hay nuevas rutas desde Estados Unidos y también desde ciudades intermedias de México, pues Quintana Roo es un imán para los viajeros nacionales y extranjeros.

Una noticia que le sorprendió fue que la aerolínea suiza Edelweiss Air, que antes no volaba a Cancún, esté por iniciar una nueva ruta desde Zurich.

De hecho será la primera compañía europea que conectará a Quintana Roo, desde que inició el cierre de rutas debido a la pandemia del Covid-19.

Tendrá una frecuencia semanal y si el mercado responde, su idea es crecerla a dos frecuencias por semana.

Además Air France mantiene abierta la expectativa de regresar pronto a Cancún, pero está sujeto a las decisiones que tome el gobierno francés.

Mientras el panorama se está complicando con Gran Bretaña, el tercer emisor de turistas internacionales a Quintana Roo después de Estados Unidos y Canadá.

Hasta ahora British Airways no tiene planes de regresar a Cancún este año y, además, todo indica que los mexicanos no serán admitidos en ese país.

Para noviembre lo más probable es que los mexicanos no puedan participar en el World Travel Market, la feria de turismo de Londres que se realiza los primeros días de noviembre.

Así es que con sorpresas buenas y malas, los destinos de Quintana Roo se han convertido en una de las apuestas más fuertes para que el turismo mexicano vaya recobrando el paso.

Divisadero

Merlín. Ayer Miguel Torruco, secretario de Turismo, sacó su “bola de cristal” y presentó en la mermada Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), tras el éxodo de 10 integrantes, un documento que se llama “Perspectivas cierre de 2020”.

El documento anticipa cómo terminará el sector en 2020 y señala, por ejemplo, que para diciembre la llegada acumulada de turistas internacionales por vía aérea habrá caído de 19.03 millones a 8.33 millones, es decir 56.3% menos.

Ello implicaría un rebote al pasar de 295 mil pasajeros en julio a un millón 329 mil en diciembre.

Hay que guardar estos datos para revisarlos el primer trimestre de 2021, aunque viene a la mente aquel chiste de que “hay economistas (o “turisteros”) que no saben hacer predicciones y otros que no saben que no saben hacer predicciones”.

Comentarios

hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas