Los “ángeles caídos” son verdes

 
Carlos Velázquez
hrs.

Este año Los Ángeles Verdes, organización que dirige Alejandro Zúñiga y que forma parte de la Secretaría de Turismo, cumple 60 años y parece que como a todo adulto mayor, el Covid-19 lo ha puesto en “zona de riesgo”.

Si ya estaba en “los huesos”, para decirlo coloquialmente, con los nuevos recortes presupuestales anunciados a raíz de la pandemia, es probable que ahora entren en estado de inanición.

Esto ocurre en el peor momento, pues si se cumplen los pronósticos de que el turismo por carretera será el primero en reactivarse; su ayuda será cada vez más demandada por los viajeros.

Publicidad
Publicidad

Aunque su capacidad de respuesta será dudosa, ya no digamos porque los vehículos tienen las llantas lisas; sino porque incluso les falta gasolina.

Así es que la organización creada en la década de los sesenta por el presidente Adolfo López Mateos, cuando elevó el grupo militar que asistía a las caravanas de las giras presidenciales a cuerpo de apoyo al turista (de allí lo de “verdes”), ahora está “pasando aceite” por la falta de recursos.

El problema es añejo, pues desde hace varios sexenios los Ángeles Verdes fueron relegados dado que los titulares de turismo prefirieron dirigir partidas presupuestales a otros fines, pues la aviación iba en ascenso.

Es previsibles que dentro de tres o cuatro años, según dicen los expertos, la aviación en México regresará a los volúmenes que tenía en 2019; pero en el ínterin pasarán muchas cosas.

Cuando en el pasado “neoliberal” se buscaron salidas como privatizar a este cuerpo; el problema fue el costo de la liquidación de los trabajadores, así es que incluso los tecnócratas siguieron “pateando el bote”.

Miguel Torruco, actual secretario de Turismo, le ha pedido apoyo a algunos gobernadores para renovar el parque vehicular y ha tenido una respuesta positiva en Hidalgo y en Sinaloa.

La situación ahora se ha complicado mucho más, pues con la pandemia todos los gobernadores están con el “agua al cuello” debido a los gastos sanitarios y de seguridad.

Así es que quizá su única “tabla de salvación”, y dado que el “fantasma del estatismo” recorre México; sería que los Ángeles Verdes elevaran sus plegarias para que el presidente López Obrador necesite de sus servicios en alguna de sus giras por carretera y, como López Mateos, ordene no su creación, sino que no se mueran.

Divisadero

¿Por fin? En estricto sentido el comunicado que emitieron ayer las Secretarías de Turismo y Salud no desacreditaron los sellos y certificaciones privadas sobre Covid-19, sino que dijeron que eran opiniones privadas y que sólo esta última y el Consejo de Salubridad General tenían autoridad en la materia.

Pero Gloria Guevara, la presidenta del WTTC, lo sintió como un ataque a su Sello de Viaje Seguro, así es que operó con gobernadores y empresarios para pedirles su respaldo.

Y por lo visto funcionó, pues el secretario Torruco en la misma plataforma del pajarito azul dijo que tanto este Sello como el de Safe Hotels “ayudan a restablecer la confianza de los viajeros internacionales”.

Comentarios

hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
Ir a la barra de herramientas
X