Las tarifas y los cuartos negociados por hologramas

 
Carlos Velázquez
hrs.

Si en septiembre los pronósticos del Fideicomiso de Promoción Turística de Los Cabos (Fiturca) eran que el número de turistas internacionales estaría al cierre del año siete puntos abajo respecto a 2019; los primeros datos de octubre ya les permiten anticipar que estarán por arriba de ese año récord.

Nadie anticipaba una recuperación tan importante de este destino tras el inicio de la pandemia, que además tiene una tarifa promedio que ha aumentado en comparación a la de hace dos años aunque haya sido en cuatro o cinco dólares, es decir marginalmente.

Es con ese escenario que se realizará la próxima semana el VIP Summit como se le llama desde hace 15 años al evento de los negocios turísticos de Los Cabos.

Rodrigo Esponda, el director del Fiturca, sostiene que ya no tiene sentido hablar de eventos digitales o presenciales pues hay una nueva realidad en donde se combinarán ambas posibilidades.

En un esfuerzo por avanzar en este camino, en el Centro de Convenciones habrá unas “burbujas”, unos espacios dotados de escritorio, sillas pero también de una pantalla para que compradores y vendedores puedan estar juntos incluso si están físicamente distantes.

Podrá haber un director comercial de un tour operador en su oficina de Manhattan o de Los Ángeles, platicando con el gerente de un hotel de Los Cabos y otro miembro de su propia compañía que haya decidido darse una vuelta a ese destino.

Una visión sobre la que ayer también escribía Mark Zuckerber, el archimillonario fundador de Facebook, con motivo del lanzamiento del corporativo Meta que, sí, es visto como una maniobra para limpiar toda la suciedad que ha contaminado a esa red social.

Aunque en su carta refiere tantas cosas físicas de hoy que pueden ser un holograma en el futuro; lo que permitirá a las personas tener cada vez mejores experiencias al interactuar, aunque físicamente se encuentren en lugares diferentes.

Toda una paradoja que el éxito económico de Los Cabos, que precisamente depende de que las personas y no los hologramas viajen al destino, en el futuro será impulsado por profesionales que no necesariamente tendrán que ir hasta allá.

Esponda estuvo a principios de 2019 negociando un vuelo desde Alemania y varias ocasiones tuvo que volar hasta ese país, porque ciertos aspectos requerían de su presencia física.

Ahora las negociaciones se han retomado y los alemanes le han dicho que, en la próxima ocasión, serán ellos quienes volarán a Los Cabos, pues, además de verse a los ojos, revisar documentos y firmar los contratos; esperan tener un fin de semana para disfrutar del Mar de Cortés.

Ésta es la nueva realidad que se aceleró con la pandemia y que ya nada la podrá cambiar.

Divisadero

Descanse en paz. A diferencia de otros comunicadores que se pierden cuando alcanzan el éxito o se deprimen cuando dejan de tenerlo, Óscar Cadena siempre fue un personaje amable y que no tenía dos caras.

La cima de su éxito la alcanzó con su Cámara infraganti y cuando dicha  fórmula dejó de funcionar, decidió vivir en Cancún donde hizo muchísimas historias para alentar a los viajeros a visitar Quintana Roo. Hace cuatro semanas tuvo que ser operado de emergencia y ayer perdió la batalla contra la muerte, un hecho muy lamentable como son todos estos casos pero que además le tocó a un buen ser humano.

hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas