La maquinaria turística turca ya está en marcha otra vez

 
Carlos Velázquez
hrs.

Estambul. Con sus fronteras cerradas buena parte del año pasado, Turquía fue uno de los poquísimos países que crecieron en 2020 y su Producto Interno Bruto aumentó 1.9%, una hazaña en el contexto de la crisis provocada por la pandemia.

Este año Turquía, con una ubicación geográfica estratégica y un “pie” en Asia y otro en Europa, está recuperando el turismo; así es que pronto rebasará otra vez a México que coyunturalmente pasó a convertirse en el tercer país más visitado en 2020.

La vecindad de México con Estados Unidos y la decisión de ambos de mantener abierto el intercambio de viajeros, fue lo que nos permitió pasar del séptimo al tercer país más visitado del mundo en 2020, sólo abajo de Francia e Italia.

Una excepción estadística insostenible en el tiempo y además Turquía sí cuenta con recursos públicos para la promoción turística y un aeropuerto de clase mundial, dos herramientas de las que ahora carece México.

Turquía, que se mantuvo cerrado varios meses del año pasado por el Covid-19, está recurriendo al turismo como una de las palancas que le permitirá aliviar la falta de empleos, sobre todo en el área de Estambul que es su principal destino de viajes.

Ello ha tenido consecuencias sanitarias, pues de noviembre del año pasado a la fecha el número de contagios pasó de un 1.3 millones a 3.3 millones, algo que también se atribuye a que aumentaron de manera importante el número de pruebas.

Sin embargo, sólo han reportado 34 mil muertos desde que inició el problema así es que tiene una de las tasas de letalidad más bajas a nivel mundial.

Además de los esfuerzos promocionales y de negocación de sus destinos y empresas turísticas, este país cuenta con una herramienta muy poderosa para atraer a los viajeros y son sus precios, comenzando porque al no lograr su incorporación de pleno derecho a la Unión Europea ha sacado provecho cambiario de su moneda, la lira turca.

Por ejemplo Mega Travel, la operadora mayorista basada en México del empresario Ercan Yilmaz, ofrece paquetes en temporada baja a Turquía saliendo de la Ciudad de México o Cancún por mil dólares con hospedaje una semana y el transporte aéreo incluidos.

Así es que sin que se haya resuelto el problema de la pandemia; Turkish Airlines está operando con cuatro frecuencias a la semana entre Ciudad de México y Estambul y ocupaciones aéreas superiores al 80% en un Boeing 777.

Los principales mercados emisores de viajeros para Turquía son Rusia, Alemania y China, sujetos a las decisiones de tránsito de sus gobiernos que en general han sido estrictos en el manejo de la pandemia.

Turquía, gracias a su fortaleza aérea, le está apostando a la diversificación en mercados emisores emergentes como México, con el que Turkish tiene menos de dos años con el mencionado vuelo directo.

Este país europeo-asiático también mantiene una peculiar política exterior basada en el pragmatismo, buscando oportunidades en sus relaciones con países tan disímbolos como Rusia, China y Estados Unidos.

Comentarios
hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas