EU y México “hermanados” turísticamente por la pandemia

 
Carlos Velázquez
hrs.

La semana pasada Beth Potter, presidenta de la Asociación de la Industria Turística de Canadá, participó en la reunión “fuerza de tarea” contra el Covid-19, del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC), y dijo desconocer cuando recibiría su país a los turistas de Estados Unidos y México.

La Unión Europea ya había informado que de América sólo los viajeros de Canadá y Uruguay serían admitidos en el Viejo Continente, por haber controlado el Covid-19.

La señora Potter dejó claro que no obstante la presión de la industria turística, en su país privilegiaban los cuidados sanitarios.

Publicidad
Publicidad

No es exageración ni sarcasmo sostener que una de las “ventajas” de haber manejado mal la pandemia tanto en México como en EU, es que se mantendrá el intercambio de viajeros.

Hoy el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) no disfrutará en su visita relámpago de los atractivos turísticos de Washington DC; pero arribó sin problemas en un vuelo de Delta, con escala en Atlanta, para reunirse con su homólogo estadounidense Donald Trump.

EU es el principal emisor de turistas a México y sólo por vía aérea significó 10.7 millones de viajeros el año pasado, 20 mil 919 menos que el previo, con una participación de mercado de 58.2% según las cifras del Instituto Nacional de Migración procesadas por Cicotur de la Anáhuac.

No es un dato menor que en el periodo enero-mayo, el número de viajeros estadounidenses cayera 46.6% por la pandemia, pero que de todas maneras sumara 2.46 millones de turistas, según Brain Analytics.

La participación de mercado subió de 58 a 60.4% en ese periodo y en los meses más duros del encierro, aumentó a 78.3% en abril y a 79.7% en mayo; cuando en el registro absoluto el quinto mes se hundió de 890 mil a 22 mil, esto es -97.4 por ciento.

Pero si los canadienses no quieren saber de los turistas estadounidenses o mexicanos hasta que sus expertos en salud pública los permitan; Estados Unidos y México comparten números desastrosos respecto a la pandemia.

El gigante del norte con 330 millones de habitantes, es uno de los países más castigados con una tasa de contagio de 0.88% y una letalidad superior a 5% entre quienes tienen el virus.

México con 127 millones de habitantes, registra una tasa de contagio de 0.20% y una letalidad de más de 11%, con el primer caso oficial mes y medio después que el de EU.

Si a eso le sumamos las dudas razonables por las pocas pruebas en México y la visión coincidente de dos presidentes populistas que han minimizado el problema; difícilmente las autoridades estadounidenses prohibirán los vuelos a México y hasta es factible la reapertura de los cruces terrestres el 21 de julio.

Ambos países están hermanados por varias circunstancias y ahora los dos mandatarios han relegado la salud pública a un segundo plano. Una situación que evitará que las autoridades estadounidenses prohíban a sus ciudadanos viajar a los destinos mexicanos, a diferencia de lo que les pasa a ellos en Europa y Canadá.

Comentarios

hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas