Empresarios turísticos exhiben problemas en QRoo

Carlos Veranda Gral
 
Carlos Velázquez
hrs.

Las principales asociaciones empresariales de Quintana Roo se sumaron el 15 de marzo para firmar un comunicado que sorprende no sólo por el tono enfático del mismo, sino porque a propios y ajenos les sigue extrañando su trasfondo.

En él describen una crisis “sin precedentes”, le robaron el adjetivo a Gloria Guevara, presidente del WTTC, derivada de inseguridad, alertas de viajes (warnings), sargazo, falta de promoción, la pandemia del Covid-19 y el nuevo aprovechamiento de 10 dólares que impondrá el gobierno estatal a los turistas en abril próximo.

Como consecuencia de lo anterior, aseguran que hoy tienen el menor número de asientos por cuarto disponible de su historia; también vienen más cuartos de hotel y anticipan mayor desempleo y un problema social y de seguridad.

Hoy ven dos amenazas inminentes adicionales, el Tren Maya y el Home Port para cruceros en Calica o cualquier parte continental de Quintana Roo.

Todo esto, sostienen, amenazan con afectar tanto a la hotelería del estado como a la isla de Cozumel.

Señalan las asociaciones de hoteles de Cancún, Riviera Maya, Cozumel, Tulum y hasta Inverhotel (los inversionistas españoles), que de continuar esta situación se afectaría de manera permanente a la economía de todo el estado incluyendo Cozumel.

También refieren, como dato duro, que tuvieron una reunión con ejecutivos de la naviera Royal Caribbean quienes les informaron que, en el corto plazo, tienen planeada la construcción de un Home Port en Calica aunque no haya registro oficial sobre el tema.

Visto así el panorama pone los “pelos de punta”, pero no es fácil entender cuál es el trasfondo; que podría no ser otro que abrir una agenda en un momento en que los empresarios han perdido todo canal de comunicación efectivo con el gobierno federal.

Ante un Secretario de Turismo federal plegado a las órdenes del presidente López Obrador y un Consejo Nacional Empresarial Turístico, que preside Braulio Arsuaga, más preocupado por generar buenas ideas que por ejecutarlas, a los empresarios de Quintana Roo la Federación no los escucha.

Sin embargo, habría que considerar como un éxito del sector privado que Rogelio Jiménez Pons, director general de Fonatur, lograra que el Tren Maya sea construido sobre unas columnas entre Cancún y Tulum.

Precisamente un grupo de empresarios de la zona pagó un estudio sobre los problemas que generaría tender las vías del tren al lado de la carretera y cómo impactaría negativamente en la ya afectada actividad turística.

Aunque de todas maneras generará problemas en las vías de comunicaciones, serían mucho mayores de haberlo hecho de otro manera.

Sobre el aprovechamiento de 10 dólares que cobrará el gobierno estatal, el asunto ya fue legislado, se hará a través de una App y un código QR que será necesario mostrar en el aeropuerto.

Así es que no se reflejará en la tarifa de los hoteles, algo que debe hacer manejable un sobreprecio que ciertamente llega en un momento complicado.

Carlos Joaquín González es un gobernador que conoce profundamente la actividad turística, pero no parece una buena idea distanciarse de él y menos después de cómo los empresarios de Vallarta resultaron afectados cuando hicieron algo parecido en Jalisco.

Comentarios
hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas