El riesgo de perder los megayates en Los Cabos

 
Carlos Velázquez
hrs.

Desde una perspectiva romántica, Los Cabos es un destino de moda por sus atractivos naturales, sus sofisticados servicios turísticos y la mágica percepción que da sentirse en el “fin del mundo”; pero el turismo es más complicado e igualmente importante lo que no se percibe a simple vista.

Este remoto destino, logró su despegue al superar las limitaciones de agua potable, energía elétrica y conectividad turística, entre otras, gracias a cuantiosas inversiones publico-privadas.

Una “bujía detonadora”ha sido su marina, técnicamente conocida como la Administración Portuaria Integral de Cabo San Lucas, administrada por y concecionada al Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), que dirige Rogelio Jiménez Pons.

Con una visión propia de un gobierno de izquierda, este último le ha pedido a Juan Carlos Arnau, direfuncionario que dirige las marinas, que incremente los ingresos para la institución y restrinja las ventajas para los inversionistas privados.

De hecho ya han aumentado marginalmente las comisiones que recibe el Fondo; pero como parte de la renovación de la concesión que gestionan con la Secretaría de Comunicaciones; un segundo tema será cómo aumentar la rentabilidad para Fonatur.

La marina de Los Cabos, antes del más que “bache”, “zocavón” de la pandemia; le generaba a Fonatur ingresos por 80 millones de pesos, principalmente por el desembarco en tenders de los cruceros que llegaban a Los Cabos.

Un negocio que se recuperará de aquí al 2022, pero en el camino se necesitan inversiones para mejorar la marina y existe la posibilidad de que si el Fondo no llega a un acuerdo con la principal empresa especializada en atender a los yates, precisamente se afecte un mercado vital para este destino.

La operadora es Island Global Yatching (IGY), una empresa que se encarga de las principales marinas recreativas en destinos como Nueva York, Miami y otras muchas en islas del Caribe, así como en Francia, España e Italia.

La negociación será un reto, pues Los Cabos no de.

bería perder el mercado de los megayates que, sumado a sus dos aeropuertos, uno solo para aviones privados en San Lucas, la pesca y el golf, lo han consolidado en el mercado de lujo global.

De lo contrario terminaría siendo un desastre perder lo más por lo menos.

Divisadero

Debate. Este jueves debatieron los ocho candidatos a la gubernatura de Baja California Sur, en lo que fue un festival de frases cortas e ideas poco desarrolladas, debido a un formato mal pensado.

Los medios locales le dieron el triunfo a Francisco Pelayo, candidato puntero de la Alianza PRI-PAN-PRD, quien se enfocó en sus líneas de gobierno pero quedó a deber en los detalles.

Armida Castro, del Verde, sin mesura ni decoro alguno se apropió de la estrategia de rescate de la seguridad en Los Cabos hace tres años; cuando fueron la Secretaría de Marina, el gobierno estatal y los empresarios quienes solucionaron el problema. Mientras que Víctor Castro, de Morena, quiso achacarle a Pelayo las fallas de seguridad cometidas por su tío el ex gobernador Marcos Covarrubias, pero éste le reviró recordándole que él también tiene “cola que le pisen”.

Comentarios
hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas