AMAV, una organización ineficaz en el momento más difícil

 
Carlos Velázquez
hrs.

Ayer Eduardo Paniagua, presidente de la Asociación Mexicana de Agentes de Viajes (AMAV), difundió una carta de apoyo debido a “las acusaciones infundadas de personas que le han hecho mucho daño a esta gran familia”.

En total fueron 22 filiales las que lo respaldaron, aunque faltan otras muy importantes como Nuevo León, Jalisco, Guanajuato, Huatulco y Aguascalientes donde están sus adversarios.

El documento parece estar firmado, en realidad es un remate, con una frase de J K Rowling, que dice:
“Seremos tan fuertes como unidos estemos y tan débiles como lo dividido que estemos”.

Publicidad
Publicidad

No está claro si decidió citar con su seudónimo a Joanne Rowling, la autora de la saga de Harry Potter, debido a la admiración de Paniagua por la escritora británica o porque ayer Sectur instituyó el Día Nacional de los Pueblos Mágicos.

Y es que precisamente este personaje ha conseguido la simpatía de Miguel Torruco, titular de Sectur, aplaudiéndole todo lo que haga y a la menor provocación.

En realidad la petición de su renuncia está justificada, pues las Comisiones de Honor y Justicia y de Hacienda de AMAV han presentado ocho quejas en contra de su gestión y lo que llevó a pedir su renuncia es que no ha contestado ninguna de ellas.

Paniagua tampoco ha convocado a una sola junta del Consejo Consultivo de AMAV, se ha saltado la organización de dos asambleas y no ha cubierto la totalidad de los salarios de los pocos colaboradores con los que cuenta el organismo.

Posiblemente considera que su única responsabilidad es hacerle caravanas a Torruco, lo cual ni remotamente ha sido de utilidad para la Asociación y menos en un momento tan complicado como el que se vive por la pandemia del Covid-19.

Mal momento de verdad, para jugar al “porrista” en lugar de ponerse a trabajar.

Divisadero

Amistad y negocio. En ese tenor, otra historia divertida fue la que protagonizaron el año pasado Torruco y Jorge Hernández, presidente de la Comisión de Honor y Justica de la AMAV, ex presidente de esa organización, uno de los firmante de la carta que exige la renuncia de Paniagua y a quien el Secretario le llama: “La Chiquis”.

Resulta que Torruco y Hernández son “cuates” desde hace años y que además se llevan pesado por lo que acostumbran intercambiar “memes” y caricaturas mutuos.

Cuando llegó Torruco a Sectur decidió no renovar el contrato a la agencia de viajes que le daba servicio a su dependencia y que era Viajes Premier, la empresa de Hernández.

Argumentó para ello que el precio de los servicios era elevado y que la calidad de los mismos dejaban que desear.

Hernández “aguantó vara”, pero recientemente Sectur concursó nuevamente sus viajes, un contrato que vale menos de ocho millones de pesos al año debido a las restricciones presupuestales, y resultó que el ganador fue ¡Viajes Premier!

La manera de hacerlo fue con la propuesta más agresiva y el gran aliciente ganarle a Torruco una partida más.

Comentarios

hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas