Una OMT sin Taleb Rifai

 
Carlos Velázquez
hrs.

Si Taleb Rifai, quien termina en diciembre su tarea como Secretario General de la Organización Mundial del Turismo (OMT), fue un aliado importante para México; su sucesor, Zurab Pololikashvili, principalmente es un enigma.

Este personaje de apenas 40 años de edad, fue embajador de Georgia en España, antes ocupó algunos cargos en el sector financiero y fue ministro de Economía de su país.

Su llegada al puesto máximo de la OMT fue complicado, pues para empezar tuvo que contender con la dupla que apoyaba Rifai y que estaba formada por la coreana Young-shim Dho y el venezolano-español Carlos Vogeler quien actualmente ocupa la Secretaría Ejecutiva de Relaciones con los Miembros de la OMT.

La gran relación entre Rifai y México tiene como antecedentes, primero, la relación personal con Francisco Madrid, quien fue Director para las Américas de la OMT hasta el año 2000.

Después el apoyo que Gloria Guevara como Secretaria de Turismo de México le dio a la OMT, durante el mandato de Rifai y donde se originó aquella historia en que la primera buscó la Secretaría General de la OMT.

Aunque finalmente fue desde la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), cuyo titular es Luis Videgaray, donde se decidió no votar por Pololikashvili.

De hecho, y tras el trabajo de cabildeo de Guevara, la Secretaría de Turismo cuyo titular es Enrique de la Madrid le dio su apoyo para buscar la Secretaría General, hasta el punto que ella estuvo trabajando en el dosier de su candidatura con Javier Guillermo, quien lleva la Unidad de Asuntos Internacionales.

En la recta final del proceso, México no sólo le quitó el apoyo a Guevara sino que tres días antes de que sesionara el Comité Ejecutivo de la OMT en España para elegir al relevo de Rifai, el propio Guillermo habló con Vogeler para decirle que México iría con Jaime Alberto Cabal Sanclemente, el candidato de Colombia.

La cancillería decidió honrar así la provechosa relación que ha venido tejiendo en la llamada Alianza del Pacífico y que derivó también en que Perú le diera su voto a Colombia país que además, y sorpresivamente, obtuvo el de España.

Dho no consiguió los voto para ganar y la contienda final se situó entre Pololikashvili y Walter Mzembi, el candidato de Zimbawe que era apoyado por el bloque de los países africanos.

El triunfo del georgiano, quien finalmente obtuvo el voto de México en la segunda ronda, derivó en un enfrentamiento en la pasada Asamblea General de Chendgu, China, donde fue el propio Rifai quien tuvo que operar para abrir ante el pleno una discusión que por decir lo menos fue muy acalorada.

Mzembi incluso llegó a quejarse de ser relegado por su condición racial y Pololikashvili refrendó su posición como Secretario General, ante el peligro de que se generara un conflicto diplomático mayor.

Ahora México tendrá que trabajar para mantener su influencia en la OMT, aunque por lo pronto ya ha comenzado a tender algunos puentes.

Comentarios
hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas