Una marca turística que promueve lo Hecho en México

 
Carlos Velázquez
hrs.

La marca Tesoros de México nació hace más de una década por una idea que a veces no ha sido correctamente ejecutada; algo que puede cambiar tanto por la llegada de **Arturo Contreras** para presidir este programa como por la importancia de promover el turismo interno.

En su concepción original, Tesoros estuvo destinado a establecer parámetros de calidad para los hoteles y restaurantes independientes que buscan llegar a los consumidores de alto poder adquisitivo.

En el mundo existen otras marcas de esta naturaleza, como Leading Hotels of the World, Relais & Chateaux, Zagat, Michelin, 50 Best y tantas otras.

La mayoría orientadas a mercados con características diferentes al mexicano.

Quizá precisamente debido a ello, los fundadores de Tesoros buscaron desde el inicio la participación de los gobiernos federal y estatales, lo que garantizó su supervivencia, pero también generó consecuencias indeseables.

La más importante de todas, la falta de independencia, pues, por una parte, fueron subsidiadas las revisiones de los establecimientos con recursos públicos y, después, los resultados estuvieron influenciados por los propios gobiernos.

El programa Tesoros desarrolló una metodología para calificar cientos de detalles cruciales de la buena hotelería y restaurantería.

Desde lo obvio, como la higiene, hasta detalles sofisticados como el número y la calidad de los hilos de algodón con que son confeccionadas las sábanas.

A lo largo de los años esto ha contribuido a mejorar la calidad de estos servicios en los establecimientos de la marca, aunque “ni están todos los que son ni son todos los que están”.

Así es que los gobiernos, por sus aportaciones, comenzaron a influir para que entraran negocios sin que cumplieran con los requisitos o para que permanecieran en el programa aunque hubieran “bajado la guardia”.

Desde hace años, la marca Tesoros fue tomada por la Secretaría de Turismo federal y un cambio fue que el subsecretario de Normatividad, **Salvador Sánchez**, ha estado a favor de otorgarle más independencia.

En este contexto fue que llegó Contreras con su hotel Casa Fernanda, en Tepoztlán, quien no sólo entró sin pedir subsidios, sino esforzándose por cumplir con todos los requisitos.

Sus opiniones críticas y su reconocimiento sobre el potencial de este programa, lo llevaron a ser elegido presidente de los hoteleros y restauranteros que integran Tesoros de México.

Desde su perspectiva, no sólo los asociados o futuros detentadores de la marca deben seguirse esforzando para llegar al consumidor exigente; sino que, además, está generando alianzas con el Consejo de Promoción Turística, que dirige **Lourdes Berho**.

Contreras estuvo en la pasada Feria Internacional de Turismo de España (Fitur) y, en una comida en la embajada de México, hizo una presentación que resultó productiva con los touroperadores de segmentos de lujo.

Además, hoy crecen viajeros mexicanos que están optando por los destinos mexicanos; antes de seguir pagando precios en dólares y padeciendo las actitudes antimexicanas en Estados Unidos.

Una mezcla de factores que le puede dar un impulso importante a estos hoteles y restaurantes que buscan ofrecer las mejores experiencias de viaje en México.

Comentarios
hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X