Una “bola de cristal” para el turismo mexicano

 
Carlos Velázquez
hrs.

En las últimas semanas Miguel Torruco Marqués, próximo secretario de Turismo, ha estado activo en su cuenta de twitter y tres tuits en particular anticipan su discurso al arranque del próximo sexenio.

El primero:

“¿Recuerdan que el 16 de enero desde Fitur, Madrid acertamos en el pronóstico al cierre 2017 en turismo de internación y el ascenso de México al sexto lugar mundial? Ahora al término del 2018, descenderemos al noveno o décimo lugar superados nuevamente por Reino Unido, Alemania y Turquía”.

El segundo:

“Otro factor que favoreció al ascenso de México al sexto lugar en el ranking mundial, fue el cambio de metodología del Banco de México en la medición del turismo fronterizo que logró un exorbitante incremento del 40% del 2013 al 2014, que representó casi 4 millones de turistas”.

Y el tercero:

“En la próxima administración invitaremos a la academia y a expertos para que se consolide un observatorio turístico y analice, homologue y transparente la estadística turística parta no crear falsas expectativas. La realidad México ocupar el lugar 15 en captación de divisas”.

Varias veces Torruco ha destacado el pronóstico al que se refiere, sobre todo desde que un periodista publicó que su “bola de cristal” era mejor que las otras.

Ahora auxiliado por ese mismo “artefacto de medición anticipada”, que se llama Alejandro Aguilera, su hombre de confianza en el terreno de las cifras, anticipa que México caerá tres o cuatro posiciones en la lista de este año, para quedar apenas en la “colita” del top ten de los países más visitados.

En el anexo estadístico del último Barómetro del Turismo Mundial, que publicó la Organización Mundial del Turismo (OMT) en junio pasado, sólo están los datos al cierre de 2017 y la llegada de viajeros de México venía creciendo 12%.

Al cierre del año pasado Turquía lo venía haciendo al 29.5%, Reino Unido al 3.4% y Alemania al 5.2 por ciento.

Aunque la llegada de estadounidenses a México está bajando, sobre todo en los destinos de playa, el país todavía crecerá este año alrededor del 6% y difícilmente le alcanzará la gasolina a Alemania para rebasarlo.

El caso de Turquía sí es muy probable que ocurra, por lo que seguramente en 2018 México se regresará un casillero en el tablero del juego del turismo mundial.

El segundo tuit también es curioso, pues si hay una institución estadística seria en México es precisamente el Instituto Central y si cambió la metodología, fue por un rezago en la misma que, desde su perspectiva, era irrelevante para su propósito monetario de medir la cuenta corriente de la balanza de pagos.

La medición más precisa del turismo fronterizo evidentemente contribuyó a que la foto de la llegada de los viajeros mexicanos saliera mejor; pero no hubo “mano negra”, sino que se contabilizó a los visitantes que antes eran ignorados.

Torruco dice que pondrá énfasis en los ingresos turísticos y en no crear falsas expectativas; una perspectiva económicamente correcta, pero que suena también a que está buscando los analgésicos antes de que llegue la enfermedad.

Comentarios
hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas