Un tanque de oxígeno para los Pueblos Mágicos

 
Carlos Velázquez
hrs.

Sepultada mediáticamente bajo el pesado “puente” de los fines de semana largos, cuya existencia está en peligro; Luis Alegre, el presidente de la Comisión de Turismo de la Cámara de Diputados, entregó este miércoles una iniciativa que puede ser oxígeno puro para los Pueblos Mágicos.

Se trata del “Proyecto de decreto por el que se adiciona la fracción IX del artículo 25 y el artículo 47 bis de la Ley de Coordinación Fiscal”.

Su propósito es crear un fondo de aportaciones para la promoción e infraestructura en destinos turísticos en desarrollo y Pueblos Mágicos.

Publicidad
Publicidad

De lo que se trata, en términos simples y llanos, es que de aquí en adelante 10% de los aumentos que reciba el Ramo 33, es decir el que se distribuye entre los estados de la federación, vayan etiquetados para apoyar a los Pueblos Mágicos y a los destinos turísticos en desarrollo.

¿Esto es mucho o es poco?

Pues por ejemplo, el presupuesto para el Ramo 33 en este 2020 ascendió a 759 mil 383 millones de pesos, esto es un monto 3.2% mayor respecto al año anterior.

Estos son 23 mil 625 millones de pesos contra 2019 y si la reforma ya hubiera sido aprobada, pues entonces los Pueblos Mágicos y destinos turísticos en desarrollo tendrían etiquetados dos mil 362 millones de pesos para promoción e infraestructura.

En realidad esta idea no genera una solución para el gran reto que hoy enfrenta el turismo mexicano y que consiste en encontrar un nuevo modelo y fuentes de recursos para la promoción nacional e internacional.

Pero tiene varios atributos, que pueden recibir el apoyo de la mayoría de diputados de Morena; sin olvidar que la iniciativa de Alegre ya fue suscrita por legisladores prácticamente de todos los partidos políticos.

En primer lugar, no generaría una presión a las finanzas públicas. La cifra del aumento del Ramo 33 la define la Secretaría de Hacienda, así es que simplemente se estaría reconociendo la importancia y potencial del turismo para generar riqueza y bienestar.

Otro punto interesante es que no estaría favoreciendo a los grandes destinos turísticos. Bajo la lógica “neoliberal”, como dice el presidente López Obrador, claro que habría que apoya a esos grandes destinos.

Cancún, Los Cabos y Vallarta son los que tienen más infraestructura, mercado, son los más competitivos y, por tanto, darían más rápido resultados con esos recursos.

Pero bajo la lógica anti neoliberal, que hoy priva, estos fondos darían un impulso a los destinos turísticos menos favorecidos y rescatarían un programa ganador, como ha sido el de los Pueblos Mágicos.

Por otra parte, al incluir también el rubro de la promoción, estos destinos contarían recursos para empatarlos y hacer cooperativos con los destinos más grandes y también con las iniciativas del sector privado, como el Consejo Empresarial de Promoción Turística de Concanaco-Servytur y con Visitmexico.

La iniciativa ya fue turnada a la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados y ahora el reto no sólo es político, sino de que pase la “prueba del ácido” de un dictamen técnico.

Comentarios

hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
Ir a la barra de herramientas
X