Un hotel que rompe paradigmas en Puebla

 
Carlos Velázquez
hrs.

Si Rosewood ha sido exitosa con su modelo de operación de hoteles de súper lujo en San Miguel de Allende y Mayakoba; su desarrollo en Puebla, que abrió a mediados del año pasado, tiene un acervo histórico que lo vuelve uno de los más especiales del país.

La inversión fue superior a 36 millones de dólares para 78 habitaciones, esto es más de 460 mil dólares la llave; cifra que lo pone en la gama más alta de México.

Durante el proceso de construcción fueron encontrados en la propiedad un túnel de varios siglos de antigüedad y dentro del inmueble está un convento y una capilla de la época colonial que sigue en manos de la iglesia católica.

Todo esto no ha pasado desapercibido en los medios, algunos de los cuales han dicho que Rosewood se “apropió” del patrimonio de lo poblanos; cuando en realidad lo está preservando.

Por ejemplo, enfrente de la entrada principal se encuentra la Fuente de los Leones, que estaba en muy mal estado, y que ahora fue recuperada por el hotel con la supervisión del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)

Manuel Leal, su director general, refiere que la rehabilitación de varios cientos de metros del túnel, generó un costo financiero no previsto que se quedó fuera del plan de negocios inicial.

También fueron recobrados los Lavaderos de Almoloya, que hoy pueden ser vistos y fotografiados por los transeúntes a través de una puerta de fierro.

Además, dentro de la propiedad está el Convento de las Trinitarias, que será intervenido en el futuro; pues sólo está abierto un jardín para bodas, al que se llega por un túnel recién construido desde el hotel.

Un reto para Rosewood son las tarifas hoteleras en Puebla, pues están entre las más bajas de las grandes ciudades mexicanas.

Así es que ha tenido que aguantar para mantenerse con precios que parten de 250 dólares por cuarto entre semana y que están aumentando sábados y domingos.

Con todo el año pasado cerró con una ocupación promedio de 40%, cuando el estimado en el plan de negocios era del 35%.

Como sucedió con el Rosewood de San Miguel de Allende, que necesitó más de dos años desde su apertura para subir sus tarifas, los propietarios consideran que ello ocurrirá junto con un aumento de la plusvalía.

De hecho, ya hay otros inversionistas que han comenzado a comprar propiedades en predios adyacentes.

Además, Leal espera incrementar las ventas, a través de la venta de piezas de arte y el arribo de vitrinas de marcas de lujo.

Hay hoteles que han logrado buenos resultados con ello, como Kurhaus de Holanda, y que este ejecutivo mexicano conoce, pues tiene una trayectoria en la hotelería de 28 años, la mayor parte de los cuales ha estado fuera del país y siempre en cadenas importantes.

La imagen urbana de Puebla y sus atractivos turísticos han mejorado notablemente y el Rosewood espera hacer su negocio atrayendo viajeros de alto poder adquisitivo e impulsando el mercado inmobiliario.

Comentarios
hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas