Se forman nubarrones sobre el negocio de la aviación

 
Carlos Velázquez
hrs.

Aeroméxico, la aerolínea que dirige Andrés Conesa, difundió ayer a la hora del desayuno un comunicado en el que aseguró que este año ha sido uno de los más desafiantes para la industria aérea nacional en la última década.

A partir de los reportes financieros de las cuatro aerolíneas mexicanas más importantes, en función del volumen de pasajeros que transportan, las pérdidas del sector ya alcanzan los mil 600 millones de pesos a nivel operativo durante el primer semestre del año.

En un escenario en donde el precio del combustible es del orden de 80 dólares por barril y dado que hay un exceso de capacidad en el mercado, el entorno seguirá siendo difícil según esta compañía.

Así es que por lo pronto, Aeroméxico decidió retirar de la operación tres equipos Embraer 170 y dos Boeing 737-700 y suspendió las siguientes rutas para 2019:
Desde la Ciudad de México a Boston, Washington Dulles y Portland; desde Monterrey a Las Vegas, Tijuana, Mérida y Veracruz; así como desde Guadalajara a Cancún y San José California.

Tradicionalmente Aeroméxico ha sido conservador en su decisiones de negocio y se está moviendo rápidamente para enfrentar este nuevo entorno.

Y es que no sólo hay que considerar el alza en el precio del combustible, sino la pérdida del factor de ocupación de 1.6 puntos porcentuales en la región según la Asociación Latinoamericana de Transporte Aéreo (ALTA).

Además de que el tipo de cambio peso-dólar está encareciendo los arrendamientos, sobre todo para las aerolíneas que tienen ingresos relativamente bajos en divisas fuertes.

Al parecer lo que estamos viendo es la punta del iceberg, así es que en las siguientes semanas seguramente se conocerán las noticas sobre la forma en que Interjet, Volaris y Viva Aerobús enfrentarán este clima enrarecido.

Divisadero

Arrendamiento. Otra empresa que ya se ha beneficiado con el acelerado crecimiento del turismo mexicano en los últimos años es TIP, la firma de arrendamiento de vehículos que dirige Juan Pablo Loperena.

Esta compañía que perteneció originalmente a GE, vive un proceso de expansión importante desde que fue adquirida por el fondo de inversión Linzor Capital.
En la actualidad tiene más de 50% del mercado de remolques arrendados en el país, pero además ya superó las 10 mil unidades en el segmento de arrendamiento de autos.

Aunque está en sectores muy importantes de la economía, como el farmacéutico, el de seguridad o el de ventas al menudeo; últimamente en dos plazas como Cancún y Veracruz, donde es importante el componente turístico, está creciendo a ritmo de dos dígitos.
Carlos Gomory, gerente de ventas, dice que también están teniendo buenos resultados en plazas como Tijuana y Querétaro, precisamente arrendando vehículos vinculados al turismo.

TIP ahora está entrando al negocio del factoraje, se está volviendo la arrendadora de varias armadoras de autos y otro de sus retos es explicarle al público de qué se trata esta compañía.

Y es que como su logo está presente en los autos que arrienda, frecuentemente es confundida como una empresa transportista.

 

Comentarios
hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas