X
Romárico Arroyo, una fructifera vida en el turismo de Quintana Roo | Periódico Viaje

Romárico Arroyo, una fructifera vida en el turismo de Quintana Roo

 
Carlos Velázquez
hrs.

Este martes Romárico Arroyo, uno de los fundadores de la cadena de hoteles Sunset en Quintana Roo, cumplió 80 años y Cristina Alcayaga, su esposa y también empresaria, organizó una fiesta que tuvo un significado especial.



Arroyo enfrentó recientemente una enfermedad complicada y de la que, venturosamente, salió adelante; seguir con vida, pleno de sus facultadores mentales y con entusiasmo, son el mejor motivo para festejar.

A la fiesta de Cancún acudieron otros empresarios e hijos de empresarios que con el paso de los años han contribuido al éxito que tiene un destino que ostenta la que seguramente es la marca más valiosa del turismo mexicano.

Los perfiles de sus negocios son muy diferentes, pero también hay ocasiones en que han competido con ferocidad e incluso en que se han enfrentado por temas políticos.

Carlos Constandse, socio fundador y el gran publirrelacionista de Grupo Xcaret, aguantó las críticas de José Chapur, presidente de Grupo Palace, por aquella idea de crear un homeport para cruceros en Xcaret, una de las discusiones de negocios más aguerridas en su momento.

Hoy esa historia pertenece al pasado y ambos departieron juntos en la fiesta y platicaron como lo hacen todo el tiempo; también estaban Diego y su hijo Rodrigo de la Peña, dueños de Original Group que se han enfocado al hospedaje con experiencia sensuales.

O Enrique Molina, quien sorprendió este año al mercado del hospedaje en Cancún al cancelar su contrato con Marriott para que le operara el Ritz Carlton, que ahora es el Hotel Kempinsky de Cancún.

Una decisión que el empresario explica como una apuesta por otra marca poderosa que le llevará turismo de más alto gasto de Europa y Asia; aunque sin duda la competencia por el mercado de lujo se está ampliando, pues además del Nizuc ahora está el Waldor Astoria del Grupo El Mann.

Arroyo vio nacer Cancún cuando colaboraba en el Banco de México, después fue director de Fonatur y ahora sigue estando activo en uno de los destinos donde se han escrito algunas de las grandes historias empresariales del turismo.

Divisadero

Descanse en paz.Una historia muy diferente fue la de Ramón Serrano, un especialista en mercadotecnia turística que dirigió la oficina en París del Consejo de Promoción Turística y luego fue subsecretario de turismo en Michoacán.

Como pocos entendió el potencial de las alianzas cooperativas y ya como empresario apoyó a muchos destinos y empresas turísticas para promoverse en México y en el extranjero.

Hace ocho años una intervención quirúrgica practicada con negligencia lo retiró de sus actividades en el turismo y este miércoles lamentablemente falleció.

Quienes fuimos sus amigos siempre lo recordaremos como un emprendedor entusiasta y creativo.

Ríu. Algunos empresarios interesados por la propiedad que tiene la cadena hotelera española en Nizuc, Cancún, han recibido propuestas para venderles su propiedad en cien mil dólares por llave, un precio atractivo, pero con la densidad ampliada que obtuvieron en el gobierno del impresentable Roberto Borge.

Nadie ha querido comprar un potencial pleito y la moraleja de esta historia parece ser que cada vez se reduce el espacio en los grandes destinos mexicanos, para enredarse con propuestas de gobernantes corruptos.

Veranda se publicará nuevamente el lunes 9 de enero, los mejores deseos para sus lectores en estas fiestas.



hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
Ir a la barra de herramientas