¿Quién está financiando a la diputada Claudia Yáñez?

 
Carlos Velázquez
hrs.

La Paz. Según Enrique Fernández del Castillo, presidente de la Fundación para la Conservación de Peces Picudos, detrás del proyecto para abrir el dorado a la pesca comercial hay una maraña de intereses de dueños de flotas y grandes intermediarios.

Para él y la mayoría de los especialistas entrevistados sobre el tema para ésta y las dos columnas anteriores, alguien está financiando a la legisladora Claudia Yáñez Centeno, diputada federal por Morena, para revivir el proyecto de reforma a la Ley de Pesca y organizar un Foro en la Cámara de Diputados el próximo 27 de febrero.

Fernández del Castillo, quien ha dedicado su vida profesional a la pesca deportiva, no duda en señalar entre los beneficiarios a Joaquín Pérez, un intermediario de Sonora que aceptó públicamente comercializar dorado a gran escala en Estados Unidos, declarándolo como pescado blanco.

Dado que la ley no castiga la “pesca incidental” de especies prohibidas, ello evita que los pescadores incurran en un delito; pero también esa regla no ampara la venta de especies prohibidas en Estados Unidos, lo que al ser legal abriría un negocio enorme.

Fernández del Castillo también menciona a Prisciliano Méndez, comercializador a gran escala de “pescado blanco”; Aureliano Aldana; Humberto Becerra, Ramón Corral, ex Comisionado Nacional de Pesca; Raúl Villaseñor, su sucesor, Pablo Arenas y Fernando Medrano.

Al estar socializando la causa con el argumento de que la reforma legal busca beneficiar a los pescadores ribereños, Fernández del Castillo consideró que ello ocurre en el contexto de que muchos de los grandes jugadores mexicanos de la pesca, además, han perdido más 5,000 millones de pesos de subsidio de diesel en este gobierno.

José Flores, líder de la Unión de Pescadores Ribereños de Baja California Sur, aseguró que ellos mismos están en contra de la pesca comercial del dorado porque han encontrado en el turismo una opción para mejorar su nivel de vida.

Hay cooperativas que, por ejemplo, designan una o dos pangas de sus cooperativistas para dedicarlas a la pesca deportiva o a la observación de las ballenas.

Además, como pescadores comerciales están impulsando un proyecto de zonas de refugio o zonas de conservación, para garantizar la reproducción y que haya más abundancia de distintas especies.

Flores tiene claro que la pesca comercial es de gran importancia y que cada vez más restaurantes, están dispuestos a pagar precios mayores por pescados y mariscos frescos capturados artesanalmente y que son transportados en frío con las mejores condiciones de limpieza.

Otro dato lo aporta Glen Bercovich Pino, líder de la Unión de Propietarios de Embarcaciones de Pesca Deportiva de Los Cabos, quien sostiene que la mayoría de las unidades destinadas a esa actividad son pangas o pequeños yates cuyo promedio es de 35 años navegando.

La idea de que esta actividad se practica en yates de última generación es equivocada, dice, aunque se queja de que embarcaciones extranjeras con esas características compiten deslealmente con ellos, aprovechando que los dueños autorizan a sus capitanes a rentarlas para reducir costos.

Mañana: Los torneos de pesca deportiva.

Comentarios
hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas