Pierde tono la relación turística entre estados y Federación

 
Margarita Solís
hrs.

Al arranque de la administración de **Felipe Calderón**, cuando **Rodolfo Elizondo** se mantuvo tres años más como secretario de Turismo, la relación con los secretarios estatales del ramo tuvo un nivel sin precedente.

Una bolsa si no extraordinaria, al menos interesante de recursos federales, que fue la base a través de la cual **Elizondo** propició varios cambios en la relación con sus pares de los estados.

Para comenzar habló con los gobernadores y los animó, cuando era el caso, para que elevaran las direcciones generales o subsecretarías de turismo al rango de secretarías, para que pudieran buscar los presupuestos en igualdad de condiciones.

También propició dos encuentros al año con la totalidad de esas dependencias, para revisar en conjunto la política turística, identificar oportunidades, resolver problemas y hasta comentar proyectos interesantes.

Esta práctica se mantuvo con **Gloria Guevara**, su sucesora, y la forma de interacción fueron los mensajes mutuos con teléfonos inteligentes, algo que se volvió una práctica cotidiana.

Cuando llegó **Claudia Ruiz Massieu** la situación cambió y comenzaron a ocurrir situaciones curiosas, como que la mayoría de los titulares de turismo de los estados no tuvieron acceso ni a su celular ni a su WhatsApp.

De hecho ella concentró principalmente su interacción con los estados a través de los gobernadores, lo que no significa que se haya perdido capacidad de gestión, pues ella le daba seguimiento a los temas, pero al más alto nivel.

El problema es que ahora, con **Enrique de la Madrid** como secretario de Turismo, la relación con los estados no se acaba de entender.

Es cierto que hay algunas entidades muy atendidas, como Guerrero, debido a la problemática compleja por la que atraviesa.

También es verdad que **De la Madrid** es un funcionario que interactúa con muchas personas, viaja con pocos colaboradores, toma personalmente sus nota, y busca ser eficaz.

Como contraparte, los recursos que tiene para ofrecerle a los estados son cada vez menores y además se perdió el mecanismo de interlocución de las reuniones periódicas con los secretarios estatales de turismo.

Hoy existe una Asociación de Secretarios Estatales de Turismo (Asetur), que preside el titular de Puebla, **Roberto Trauwitz**, conocedor incluso por herencia familiar de este sector, panista y además un personaje crítico.

Precisamente en la última reunión de este organismo con **De la Madrid**, hizo comentarios sobre la forma en que se distribuye el Derecho de Visitante sin Permiso para Realizar Actividades Remuneradas (DNR); lo que llevó también a la necesidad de que los estados transparenten el Impuesto al Hospedaje.

En tiempos de recursos escasos, se están poniendo sobre la mesa asuntos que han estado presentes desde hace tiempo, como la progresividad del propio DNR según su capacidad para generarlo.

Al final, cada vez es más importante identificar nuevos mecanismos de coordinación turística entre la federación y los estados, pues un escenario indeseable sería que cada quien “jalara” crecientemente por su lado.

Una situación en donde la fuerza del sector turismo tendería a diluirse, como sucede frecuentemente cuando falta la unidad.

Comentarios
hrs.

Periodista con más de 20 años de experiencia en los sectores relacionados con finanzas, economía, negocios y comercio. Entre el mundo impreso y el digital.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas