Pide CNET a Urzúa discusión turística con la calculadora en mano

 
Carlos Velázquez
hrs.

Seguramente la opción más dramática para convencer al gobierno de López Obrador para que apoye la promoción turística, hubiera sido presentar un escenario catastrófico con el turismo cayéndose como un castillo de naipes.

Pero el documento que Pablo Azcárraga le llevó el jueves a Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia; optó por la mesura y a pesar de ello los pronósticos son muy retadores no sólo para el turismo sino para la economía mexicana.

Digamos que si no hubieran cerrado el Consejo de Promoción Turística de México (CPTM), el escenario de todas maneras sería complicado por los siguientes elementos:

  1. La contracción económica en Argentina, Brasil, Italia y en Gran Bretaña, por el Brexit, todos ellos países emisores de viajeros hacia México.
  2. Una previsible baja de la economía estadounidense a partir de la segunda mitad de este año.

Ello llevaría a anticipar un crecimiento anual promedio de 5.7%, mucho menor a la cifra de dos dígitos de los pasados seis años.

También hay un escenario optimista sin promoción, con un crecimiento similar al promedio mundial de los países emisores de turistas hacia México, alrededor de 2.5% al año.

Pero en un escenario internacional complejo, la visión conservadoramente pesimista sin promoción es que la llegada de turistas de internación sólo crezca entre 0.6 y 1% al año y que entre 2019 y 2024 México pierda la mitad de lo que ganó de participación de mercado.

Con esta última versión, que puede ser mucho peor si ocurrieran desastres naturales, una crisis de seguridad o si la economía mexicana se saliera de control, las consecuencias impactarían negativamente ya no digamos al proyecto de AMLO de crecer al 4%, sino incluso al 2.6% como anticipan los Criterios Generales de Política Económica de la Secretaría de Hacienda (SHCP).

Con estos últimos datos en el turismo, la economía general sólo crecería al 2.5% es decir que perdería 0.1 puntos porcentuales.

Si esto sucediera, significaría que el turismo dejaría de generar cada año 19 mil empleos en promedio; es decir 114 mil empleos turísticos menos de lo esperado en el sexenio.

Otro hecho gravísimo sería que el Déficit de la Cuenta Corriente de la Balanza de Pagos pasaría del 2.2% del PIB previsto en los Criterios a 2.7% en el escenario medianamente optimista y 3% en el pesimista; un hecho que bastaría para poner muy nerviosos a calificadoras e inversionistas.

Además la recaudación caería, en el escenario pesimista, en dos mil millones de pesos el primer año para llegar hasta 20 mil millones en el 2024.

Los escenarios fueron construidos matemáticamente por un economista sólido y reconocido; con la idea de que, calculadora en mano, sea revisado por los economistas de la SHCP.

Hay que esperar que el titular de Hacienda, Carlos Urzúa, le abra un espacio al CNET en su agenda, no para entrar a una discusión política o ideológica, sino para que revise esta perspectiva del costo de quitarle el motor de la promoción al barco del turismo, cuando ya está navegando en aguas turbulentas.

 

Comentarios
hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas