Otro golpe a la confianza para hacer turismo

 
Carlos Velázquez
hrs.

Horas después de que las autoridades estadunidenses anunciaron que prohibirán llevar aparatos electrónicos mayores a un celular en el equipaje de mano en las cabinas de nueve aerolíneas procedentes de ocho países de Oriente Medio, el gobierno de Reino Unido adoptó la misma medida.

Y aunque parecería fácil relacionar esto con la orden ejecutiva del presidente **Donald Trump**, que pretende prohibir la entrada a Estados Unidos de los viajeros de seis países mayoritariamente musulmanes, en realidad se trata de dos medidas independientes.

Los diez aeropuertos involucrados son los de Amán, El Cairo, Estambul, Yeda, Riad, Kuwait, Doha, Dubai, Abu Dabi y Casa Blanca; una decisión que afectará unos 50 vuelos diarios de compañías como Royal Jordanian Airlines, Egypt Air, Turkish Airlines, Kuwait Airways, Qatar Airways, Emirates y Etihad Airways.

Las razones aducidas provienen de los sistemas de inteligencia de Estados Unidos, que cuentan con información para anticipar nuevos ataques terroristas a partir de la colocación de explosivos en el interior de los aparatos electrónicos mencionados.

La seguridad evidentemente es prioritaria en cualquier vuelo y nadie debería oponerse al fondo de esta disposición que, incluso, podría ser adoptada por otros países como lo hizo Reino Unido.

La polarización entre algunos países occidentales y ciertos habitantes del mundo árabe es una pésima noticia para el turismo que ha venido creciendo de forma importante desde hace varios años.

Es verdad que se trata de un asunto focalizado entre los actores terroristas de Oriente Medio, en donde, por cierto, también pagan “justos por pecadores”, y hasta ahora Estados Unidos y Reino Unido.

Pero esta disposición no sólo generará molestias entre los viajeros, sino que podría derivar en pleitos legales con las aerolíneas señaladas; además de que amplifica la idea de que los aviones comerciales siguen estando en la mira del terrorismo.

Países como México, que no se encuentran involucrados directamente en esta situación, nuevamente tienen en sus manos un activo que opera a su favor.

Sin embargo, y ojalá no ocurra así, es probable que a partir de este año dejemos de ver las elevadas tasas de crecimiento del turismo que se han observado a partir de 2010.

**DIVISADERO**

OMT. Será en mayo cuando se conozca al sucesor de **Taleb Rifai**, quien es el secretario general de la Organización Mundial del Turismo.

Cuando llegó a ese cargo había cuatro candidatos y ahora el número creció hasta siete.

Se trata de **Vahan Martirosyan**, de Armenia; **Márcio Favilla**, de Brasil; **Jaime Alberto Cabal Sanclemente**, de Colombia; **Zurab Pololikashvili**, de Georgia; **Young-shim Dho**, de Corea; **Alain St. Ange**, de Seychelles y **Walter Mzembi**, de Zimbabwe.

Pero, además, otros siete no presentaron la documentación requerida, así es que por mucho se trata del proceso más competido para ocupar el máximo cargo de este organismo.

Hasta hace unas semanas, Pololikashvili y Dho eran los más fuertes, pero ante esta pulverización hoy existe un alto grado de incertidumbre; también es deseable que quien llegue a la Secretaría General genere consensos y tenga el liderazgo necesario para impulsar al turismo en estos días retadores.

Comentarios
hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X