Obama no vino al Tianguis y Trump le tunde a México

 
Carlos Velázquez
hrs.

Sevilla, España. Esta semana se realiza aquí la Cumbre Global del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, en inglés), que preside la mexicana Gloria Guevara, y que tendrá entre los oradores a Barak Obama, ex presidente de Estados Unidos.

Fue bajo su mandato que se creó Brand USA, el Consejo de Promoción Turística de aquel país, como respuesta a la caída en la llegada de los viajeros internacionales tras el ataque a las Torres Gemelas de 2001.

La amenaza del terrorismo llevó a niveles extremos la seguridad y derivó en actitudes discriminatorias por parte de no pocos oficiales migratorios, dependientes del departamento de Seguridad Nacional (Homeland Security).

Fue la Asociación de Empresas de Viajes (US Travel Association) la que pidió se creara Brand USA, que paradójicamente tomó para su diseño algunos elementos del Consejo de Promoción Turística de México (CPTM), ahora en proceso de liquidación.

A través de esa entidad se están impulsado los destinos estadounidenses, mientras que siguen fortaleciendo la seguridad a través de la tecnología molestando menos al viajero.

El año pasado Rodolfo López Negrete, como asesor de Quirino Ordaz, el gobernador de Sinaloa, ya iba muy avanzado para invitar a Obama al Tianguis de Mazatlán.

Fue el entonces Secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, quien detuvo a ese orador de lujo, supuestamente para no afectar la relación de México con el presidente Donald Trump.

Este año el tema de la Cumbre es ver el futuro desde la perspectiva del turismo y Obama hablará en Sevilla sobre lo que le depara a éste que es uno de los sectores económicos más grandes e importantes.

A diferencia de lo sucedido en años previos, las principales autoridades de la Secretaría de Turismo de México no vienen a la Cumbre que además ocurre en España, país que históricamente ha sido aliado de México negociando con la Unión Europea.

Hoy estos dos países están en medio de una tormenta diplomática inverosímil; mientras Trump se está dando vuelo atacando a México, como parte de su precampaña para quedarse en el poder.

Divisadero

CDMX. Quien vivió una experiencia interesante fue Bruno Ramos, esposo de Lourdes Berho, directora de Brand USA en México.

Este hombre de negocios trae un proyecto vinculado con la movilidad en la Ciudad de México, así es que, como se acostumbra en estos casos, buscó a Claudia Sheinbaum, la Jefa de Gobierno, a través de diversos contactos.

Pero terminó entendiendo la máxima de la politiquería mexicana que reza: “La peor palanca es la que no mueve nada”.

Su opción fue irse a las tres de la mañana a la oficina de Sheinbaum para sacar una ficha y verla tres minutos, como lo pueden hacer diariamente 20 ciudadanos de lunes a viernes entre seis y siete am.

En esos 180 segundos interesó a la funcionaria y ya se ha reunido con varios de sus colaboradores, quienes están revisando con él una idea que parece hacer sentido.

Más allá del desenlace, la experiencia ha sido positiva y además es una anécdota que apunta hacia la democratización del poder en la capital del país.

Comentarios
hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas