Nombres de dominio

 
Arturo Velásquez
hrs.

Salón TIC de Arturo Velásquez

En Internet, todos los dispositivos tienen asociada una dirección IP, que es un número organizado en forma jerárquica para permitir a los equipos de comunicaciones dirigir el tráfico de información al lugar adecuado. Sin embargo, estos números son muy complicados de recordar para las personas, por lo que se crearon los nombres de dominios, que son fáciles de recordar y están asociados a una dirección IP como si fuera un directorio telefónico. Son los nombres que se muestran después de la arroba (@) en las direcciones de correo electrónico o después del www en los sitios web.

Cualquier persona puede comprar un nombre de dominio. Hay muchas empresas dedicadas a registrarlos, como GoDaddy. Los registradores son organizaciones acreditadas por el ICANN, autoridad internacional sin fines de lucro responsable de la administración y coordinación del Sistema de Nombres de Dominio (DNS, por sus siglas en inglés), para garantizar que cada dirección sea única y que los usuarios de Internet puedan encontrar todas las direcciones válidas.

Un nombre de dominio consta de una o más partes (denominadas etiquetas) que están delimitadas por puntos, como periodicoviaje.com. La etiqueta más a la derecha representa el dominio de nivel superior, el ejemplo anterior pertenece al dominio de nivel superior com.

Publicidad
Publicidad

El Sistema de Nombres de Dominio se diseñó en los ochentas. Los nombres se dividieron en dos grupos principales, los dominios de nivel superior de código de país (basados en las abreviaturas ISO de país, como mx, us, es, etc.) y un grupo de siete dominios genéricos de nivel superior que representaban un conjunto de categorías (gov, edu, com, mil, org, net e int). El primer nombre de dominio se registró en 1985, symbolics.com. Actualmente es un museo en línea sobre Internet.

A medida que Internet ha ido creciendo, ICANN lanzó cerca de 1,400 nuevas extensiones para cubrir otros campos como la ciencia, la tecnología, los nombres de lugares y las actividades de ocio. Esos nuevos nombres de dominio mejoran la capacidad de reconocimiento (por ejemplo .aero, .travel, .cruises, .vacations). Muchos de estos abren posibilidades interesantes para la industria del turismo. Un buen sitio para explorar todos los que están disponibles es name.com.

De acuerdo con el sitio especializado domainnamestat.com, en la actualidad hay más de 360 millones de nombres de dominio registrados; en Estados Unidos hay más de 92 millones, mientras que en México solamente existen 1.25 millones.

Es importante tener cuidado en el uso de los dominios, para evitar ser víctimas de alguna estafa. Hay personas que registran dominios que pueden confundirse con el original y conducirnos a un sitio equivocado, en ocasiones solamente para mostrar publicidad, aunque también para instalar algún malware que pueda obtener información de nuestra computadora. Los nombres erróneos se conocen como “typosquatters” (por ejemplo: wikpedia.org o wikipdia.org.). También existe la práctica conocida como “ciberocupación”, de comprar nombres de dominios, apostando a que con el tiempo adquieran un gran valor para venderlos al legítimo propietario de una marca.

Algunas empresas para evitar esto, adquieren múltiples dominios que evitan confusiones y dirigen al usuario al lugar correcto. Por ejemplo, cocacola.com y coca-cola.com, o booking.com y boking.com.

Para resolver los conflictos, el ICANN tiene una política de resolución de controversias (UDRP) para propiciar la solución de disputas por mecanismos arbitrales con la intervención de entidades acreditadas como la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

Por ejemplo, este mes de acuerdo con el sitio domainnamewire.com, el Consejo Nacional de Turismo de Qatar ganó un UDRP que presentó contra el nombre de dominio VisitQatar.com, que había sido registrado por un particular con el fin de venderlo.

La mejor práctica es desde el inicio de una empresa u organización, registrar y conservar correctamente los nombres de dominio que pueden ser importantes para su operación, o que podrían llegar a dañar su imagen.

Esta nota se ha tomado de los apuntes del curso Informática para el Turismo de la Licenciatura en Administración Turística de la Universidad Anáhuac.

hrs.

Colaborador habitual de Periódico Viaje. Maestro en Ciencias, dedicado al desarrollo de software desde hace más de 25 años. Profesor universitario por más de 10 años. Interesado en entender las innovaciones tecnológicas y sus aplicaciones en diversas industrias, incluidas la del turismo.

Notas relacionadas
Ir a la barra de herramientas
X