México seguirá fuerte en la OMT cuando salga Rifai

 
Carlos Velázquez
hrs.

Si Taleb Rifai, secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), recibió en el último Tianguis México trato de rock star; ayer no sólo fue condecorado por el presidente Enrique Peña con el Águila Azteca, sino que además ya es de facto el gurú indiscutible sobre el tema.

Después de las entrevistas y reuniones con representantes de medios, el día siguió con una visita al Museo de Antropología, el reconocimiento en Los Pinos, una reunión de trabajo en la Secretaría de Turismo y un encuentro con jóvenes, antes de abordar su avión para volver a Madrid, de donde llegó el domingo.

Pero este 2017, Rifai dejará de ser el líder de la OMT, y el nuevo secretario general, Zurab Pololikashvili, no tuvo el voto de México para ocupar dicha posición, a la que llegó después de un proceso difícil que concluyó en medio de serias diferencias con los dirigentes turísticos africanos.

Cuando fue interrogado por quien escribe este espacio, sobre qué tan complicada será ahora la posición de México en la OMT, Rifai respondió:

“Lo único complicado será pronunciar Pololikashvili”.

Los procesos de la OMT fueron puestos a prueba, dijo, pero el futuro para la organización es promisoria, pues el nuevo secretario general es joven, bien preparado y ya fue ministro de Economía en su natal Georgia.

Además, es un buen hombre, abundó, y los relevos son importantes; así es que se trata del mejor momento para que yo culmine mi labor y comience una visión nueva.

Recordó también que México votó por otro candidato no por diferencias, sino debido a las estrategias y compromisos diplomáticos que siguen todos los países; así es que anticipó que no habrá problemas para que la relación siga estando al mejor nivel.

Durante un desayuno con un grupo de periodistas, Rifai analizó a petición de Enrique de la Madrid, secretario de Turismo, el tema de los warnings o alertas de viaje, como el que recientemente renovó Estados Unidos sobre México.

La posición de la OMT, refirió, es que los warnings cumplan con tres características:

1. Hagan referencia a problemas específicos en lugares determinados.

2. Que sean contextualizados en un periodo de tiempo concreto.

3. Que no tengan segundas intenciones de perjudicar a los países, debido a diferencias políticas.

Así es que consideró que la mejor manera en que México puede defender a sus destinos frente a estas alertas, es precisamente trabajando para que cumplan con esas características, lo que no sucede en la actualidad; comenzando porque, en el mejor de los casos, Estados Unidos los actualiza cada seis meses.

También consideró que el mayor peligro para el turismo mexicano, luego de anticipar que este año recibirá entre tres y cuatro millones de turistas internacionales más contra 2016, es que el próximo gobierno deje de tomar decisiones para que siga desarrollándose como lo ha hecho en los últimos años.

Por lo pronto, propuso no hablar sobre las tragedias recientes y combatir las imágenes negativas con las positivas, que muestren a un país listo para seguir recibiendo a los viajeros.

Comentarios
hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X