México perdió visibilidad como líder turístico en ITB

 
Carlos Velázquez
hrs.

Si el primer día de la Feria de Turismo de Berlín (ITB), la participación de México fue decepcionante, al estar dividida en dos stands de dimensiones sustancialmente menores a los de años previos; ayer hubo más críticas.

Hace apenas seis años, México fue el “país invitado” de ITB, es decir el que pagó por tener la mayor presencia de marca en esa feria.

En aquel año 2013, la ciudad de Berlín tuvo anuncios espectaculares de México en sus principales avenidas; hubo una campaña en diversos medios y el Consejo de Promoción Turística (CPTM) patrocinó la fiesta de arranque de ITB.

De entonces para acá Alemania se mantuvo como el octavo emisor de viajeros hacia México, aunque en número absolutos pasó de 173 mil a 200 mil al año; con un aumento superior a 15 por ciento.

Los alemanes no sólo son importantes por el número, sino debido a que tienen una estancia mucho más larga que el promedio de viajeros internacionales en México y con un gasto 2.5 veces superior.

Este año los destinos mexicanos no sólo estuvieron dividido en dos stands en ITB, el que impulsó la Secretaría de Turismo pero sin recursos y 24 asistentes; y otro que organizó Conexstur, que preside Arnaldo Pinazzi, con 18 participantes.

En total fueron 42 representantes de destinos y empresas mexicanos, menos de la mitad de los que estuvieron en ITB el año pasado.

Según algunos de los especialistas en mercadotecnia turística que fueron este año, y que pidieron no ser citados para evitar las controversias con Sectur, la imagen del turismo mexicano en ITB se debilitó por las siguientes razones:

  1. Los stands pequeños y divididos hacen ver a México como un país con menos capacidad de negociación.
  2. México perdió visibilidad como líder turístico en América Latina.
  3. Al haber menos empresas mexicanas para hacer negocio, varios socios relevantes dejaron de acudir este año a los stands de México pues consideraron que había menos destinos, proveedores y producto.
  4. Generó confusión, pues uno de los dos stands no estaba señalizado en los mapas de ITB.
  5. No hubo comunicación institucional por parte del CPTM y los socios alemanes no saben qué sucederá con el futuro de la promoción turística en México.

Argumentos que describen el distanciamiento que sufrieron este año los destinos mexicanos del mercado alemán; lo que sucederá con las cifras se sabrá dentro de 12 meses.

Divisadero

Agenda. En la agenda de Miguel Torruco, titular de Turismo, para ITB este año hubo un encuentro con Friedrich Joussen, presidente de Grupo TUI, quien sigue reclamando porque no han podido terminar de construir el Hotel Ríu en Punta Nizuc en Cancún.

Un proyecto en donde aumentaron las densidades de construcción por un tema de corrupción durante el mandato de Roberto Borge, cuando fue gobernador de Quintana Roo.

También tuvo un encuentro con Roland Clement, CEO de Autostadt, como se conoce al museo de automovilismo que desarrolló Volkswagen en su planta de Hanover y que ahora están tratando de llevarlo a su planta de Puebla.

Comentarios
hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas