Los retos básicos para el próximo Tianguis de Acapulco

 
Nallely Campos
hrs.

Hoy cuando Acapulco enfrenta el reto de lograr un papel destacado como organizador del próximo Tianguis Turístico, luego de que hizo valer sus derechos para recuperarlo aunque fuera en la modalidad de un año sí y otro no, hay un documento que marca las fortalezas y deficiencias de este evento.

Se trata de la evaluación que hizo el Centro de Estudios de Competitividad del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) sobre la edición 2014, que se realizó en Cancún-Riviera Maya.

Los dos datos duros más relevantes son que el número de compradores aumentó 30.3% respecto a 2013, aunque el número de expositores cayó 20.5%, lo que prueba cómo las empresas y destinos evalúan con más cuidado su posible participación en una feria.

Si bien sol y playa sigue siendo el producto turístico estrella del país, otro dato es que se redujo el interés por los de cultura, spa y bodas; pero creció de manera significativa por el segmento de congresos y convenciones.

La percepción general del evento fue extraordinaria, pues hubo “calificaciones de 98% para oferta atractiva para sus clientes; calidad de los servicios satisface a sus clientes (96%) y empresas mexicanas cumplen las condiciones acordadas (91%)”.

Mientras tanto, los problemas a resolver tienen que ver con el incumplimiento de las citas y las deficiencias tanto del registro como de la logística.

Cuando hubo citas fueron muy efectivas, pues 62% de ellas derivaron en negocios, pero sólo 40% de las reuniones preestablecidas lograron concretarse lo que, según el ITAM, debe ser uno de los principales puntos a corregir en el futuro para que aumente la capacidad de este evento para generar negocio.

Y si de algo se quejaron los asistentes al Lakam Center, como pomposamente se llama al galerón donde se realizó la mayor parte del evento; fue porque no funcionó bien la conexión a internet, además de que hubo problemas serios para contar con un servicio eficaz de transporte para los participantes.

Todos estos asuntos deben estar sobre la mesa para ser resueltos en el estado de Guerrero, donde por cierto ya se está preparando a finales de este mes la inauguración del Resort Mundo Imperial Acapulco Diamante que será la sede del evento.

Así es que más allá de las instalaciones que prometen ser faraónicas, ojalá también los aspectos simples pero claves como son las redes de comunicación funcionen adecuadamente, digamos al nivel de un recinto de clase mundial.

**Divisadero**

Hasta el martes. Debido a que el autor de este espacio estará de viaje en una zona de difícil acceso al internet, y que por cierto no es el Lakam Center, esta columna se volverá a publicar hasta el próximo martes 26 de agosto.

Comentarios
hrs.

Periodista especializada en turismo

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas