Los proyectos de Sectur CDMX hasta 2018

 
Carlos Velázquez
hrs.

Cuando Miguel Torruco dejó la Secretaría de Turismo de la Ciudad de México, luego de que Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno capitalino, lo sorprendió “dobleteando” para Andrés Manuel López Obrador; no faltaron quienes vieron a Armando López Cárdenas como damnificado de ese movimiento.

Desde hace años, hay un problema de operatividad en la administración pública capitalina; pues el titular de Turismo es una autoridad sin “dientes” para hacer cumplir la normatividad y además tiene un presupuesto muy acotado.

Así es que no sólo recientemente, ha habido problemas entre el titular de esa dependencia y el director del Fondo Mixto que recibe los recursos del impuesto al hospedaje.

Este último cargo hoy lo ocupa Irene Muñoz, una mujer en quien Mancera no sólo confía sino que además ha trabajado en el pasado para cuidar su imagtrading obviar que llevan una relación de amistad.

Por ello no faltaron quienes se divirtieron, imaginando a López Cárdenas como un funcionario que tendría que ir a obtener a cuenta gotas recursos del Fondo como le pasó a Torruco.

Con lo que no contaban quienes ya anticipaban una película que se llamaría “De millonario a mendigo”; es que López Cárdenas no es un turistero de cepa hotelera, como Torruco, sino un especialista en administración pública.

Además ha demostrado que sabe jugar en varias canchas, pues cuando dejó de ser Secretario de Finanzas, en la época de Marcelo Ebrard, para volverse titular del Fideicomiso con Mancera, en vez de lamentarse apoyó varios proyectos importantes.

Torruco, quien llegó a la Sectur CDMX con el respaldo de algunos empresarios de peso completo; optó por la confrontación y los reclamos, para rescatar algunos pesos dirigidos a programas de dudosa trascendencia.

Nunca antes el magro presupuesto de la Sectur de la CDMX, se había canalizado en actividades tan peculiares como un programa de relaciones públicas internacionales protagonizado por el Secretario al que llamaba “operación tocapuertas”.

Para no hablar de la cantidad conciertos que organizó Torruco en torno a Los Beatles, sus héroes de juventud; sin considerar que la CDMX está a varios miles de kilómetros de la Ciudad de Liverpool.

Con esos antecedentes, López Cárdenas revisó el marco normativo de la Secretaría de Turismo, para saber qué avances podía impulsar en poco más de un año y de dónde podía obtener recursos para hacerlos.

En vez de iniciar otro duelo de reclamos con Muñoz, decidió que hay tiempo para consolidar un menú estructurado de productos turísticos y tener una base de datos reali sobre los proveedores de servicios turísticos en la Ciudad de México.

También para desarrollar un conjunto de mapas de la capital en función de los principales segmentos de mercado; modernizar los módulos de información y dotar de un servicio de internet decente a la Secretaría.

Además de seguir impulsando el desarrollo del turismo de congresos y convenciones.

Ya luego negoció con Mancera los fondos sin buscarlo del lado de la promoción; algo que hubieran podido hacer otros Secretarios en el pasado, de haber contado con los conocimientos técnicos necesarios.

Comentarios
hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X