Los nuevos responsables de la promoción turística de México

 
Redacción
hrs.

Si era previsible que **Lourdes Berho**, recientemente nombrada directora general del Consejo de Promoción Turística de México (CPTM), fuera colocando al equipo con el que trabajará en esta recta final del sexenio de **Enrique Peña**, pocos anticiparon que actuaría con tal celeridad.

Así es que esta semana saldrá **Yadira López**, quien hizo una carrera profesional importante, pues en sólo seis años pasó de ser el implante de una agencia de relaciones públicas dentro del CPTM a conseguir la posición número dos del organismo.

Mujer altamente eficiente, workaholic, como le dicen en inglés a los adictos al trabajo, no sólo se convirtió en el brazo derecho de **Rodolfo López Negrete**, exdirector general del CPTM, sino que también le fue muy útil a **Claudia Ruiz Massieu**, extitular de Turismo y hoy de Relaciones Exteriores.

De hecho no debe tener problemas para colocarse con ella, si es que no tiene otras ofertas. La reemplazará **David Espinosa Freyre**, quien fue director general en Sectur hace 10 años y luego fue director de inversiones en la Secretaría de Turismo de Yucatán.

Quien dejó a muchos con la boca abierta fue **Diego Muñoz**, pues había salido del Consejo como director de Internet hace menos de un año, por lo que cuando se apersonó hace dos semanas en una junta, varios pusieron cara de “¿y tú qué haces aquí?”.

Bueno pues lo que hacía era reemplazar a **Eduardo Regules** en la dirección ejecutiva de Mercadotecnia, lo que lleva al conocido refrán: la vida da muchas vueltas.

Mientras, **Rodrigo Esponda** dejará la dirección del CPTM en Norteamérica, pues **Enrique de la Madrid**, secretario de Turismo, tiene un prospecto para darle más peso a los mercados de EU y Canadá y subirle el nivel de interlocución al CPTM con sus principales socios comerciales.

Y **Javier Arana**, director para Europa, se va con “cajas destempladas”, no sólo por la falta de cédula profesional, que le ha valido la broma de que ser el “Fausto Alzati del turismo”, sino debido a que de plano perdió contacto e información sobre mercados que eran su responsabilidad.

Quien no tendrá problemas es **Cecilia Cruz**, responsable de la relación con los estados, con su divertida historia de haber sido vecina de escritorio de **Peña Nieto** cuando ambos trabajaban para **Juan José Guerra Abud** en el Estado de México.

Aquel joven le decía hace 25 años: “Un día voy a ser Presidente”.

Y ella le respondía: “Entonces te voy a pedir trabajo”.

Aquel diálogo se repitió durante años, ella colaboró en sus campañas y en 2012, **Cruz** estaba de paseo en Nueva York, cuando de la oficina del Presidente electo le dijeron, textual: “¿qué puesto quieres?”.

Frente a una computadora le pareció que podía encargarse de la estrategia de Congresos y Convenciones de México, por lo que acabó en el CPTM en Washington.

Sólo para descubrir que era un trabajo en arameo antiguo, pero se volvió especialista en orientar a los estados en sus campañas cooperativas con el Consejo. Lo dicho, la vida da muchas vueltas.

Comentarios
hrs.
Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas