Los mitos de la llamada “economía compartida”

 
Carlos Velázquez
hrs.

Para profundizar en la más reciente actividad disruptiva del sector, la Organización Mundial del Turismo (OMT) publicó el documento: “Nuevas plataformas de servicios turísticos o la así llamada economía compartida. Entenderla, repensarla y adaptarse”.

Es un documento que la OMT generó a partir de una de sus fortalezas, que es su mecanismo de consulta con sus aliados; llámense países, destinos, empresas o instituciones académicas.

Además, sobre un tema que causa gran inquietud en la industria turística del mundo, pues entraña lo mismo grandes retos como oportunidades.

La primera aportación del documento es poner en contexto un fenómeno que no significa ni el fin ni la reinvención de la actividad turística; pues, según la OMT, debe ser visto como un cambio más de una larga lista de manufactura reciente:

La aparición de las agencias de viajes por internet; el modelo del todo incluido; los metabuscadores; las aerolíneas de bajo costo; la aparición de las redes sociales y un largo etcétera.

La OMT pone en entredicho la validez del concepto de “economía compartida”; pues ignora a las empresas detrás de las plataformas y sus planes de negocios.

Y como proveedores también hay muchas compañías de distintos tamaños que poco tienen que ver con la visión idílica de particulares, tratando de obtener, gracias a la tecnología, un ingreso que complemente su presupuesto.

Los segmentos de negocio que identifica son los de la información, como TripAdvisor; del hospedaje, como Airbnb; de transporte, como Uber; de la comida, como EatWith, y las actividades turísticas, como BeMyGuest.

En todos los casos hay oportunidades para que los destinos sigan haciendo promoción, utilizando ahora estas plataformas que también pueden terminar siendo competencia de los medios tradicionales.

También hay grandes retos, comenzando por los éticos, pues es común que en dichas plataformas se engañe a los clientes o incluso se les confunda debido a la falta de información.

En el terreno de la gobernanza, la OMT identifica las siguientes áreas:

1. Planeación turística y sustentabilidad.

2. Competencia desleal. Importancia de que haya un terreno parejo para todos los participantes.

3. Protección al consumidor.

4. Condiciones laborales para los proveedores de servicios y su fuerza de trabajo.

Ver esta problemática con objetividad y sin apasionamiento es importante, para que las autoridades impulsen reglas que reconozcan esta nueva realidad e impidan que sigan creciendo los efectos indeseables.

Mientras más rápido cumplan con su tarea, estas nuevas plataformas se podrán seguir desarrollando, pero dentro del espacio que les corresponde en el mercado.

Divisadero

Bajan reservaciones. Desde la última semana de octubre se reportó en este espacio la caída de más de 20% en las reservaciones anticipadas de Estados Unidos para el inicio del próximo año; según información obtenida en el Internacional Luxury Travel de Riviera Maya.

Ello no significa que ésta será la cifra final; pues los empresarios, el Consejo de Promoción Turística y los directivos de los destinos tienen estrategias para contrarrestar esta situación.

Es previsible un ajuste en la rentabilidad, pero todavía hay tiempo y capacidad de respuesta para propiciar que 2018 siga generando buenos negocios turísticos.

Comentarios
hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X