Los empresarios turísticos sacaron el Tianguis de Acapulco

 
Alonso Gordoa
hrs.

Habían pasado menos de dos meses desde que asumió el cargo como secretaria de Turismo, cuando **Gloria Guevara** se encontró por primera vez con la advertencia de algunos empresarios de México y Estados Unidos de que no participarían más en el Tianguis mientras se realizara en Acapulco.

Lo peor del caso fue que un año después lo cumplieron y entonces la funcionaria tomó la decisión de sacarlo de esa plaza para volverlo itinerante, lo que a la postre se convirtió para ella en el motivo de su mayor frustración.

Hoy se publica en este espacio la tercera y última parte de una entrevista con ella, en la que reveló algunos detalles de su paso por esta dependencia, que se caracterizó por llevar su estilo de dirección propio de una empresa global al sector público mexicano.

Y fue así cuando se enfrentó con un presidente municipal de Acapulco y unos legisladores que impulsaron una controversia constitucional, que estuvo a punto de acabar con la itinerancia del Tianguis y se dio cuenta de que una medida de gobierno correcta puede ser revocada por los intereses de una minoría.

Afortunadamente para su proyecto, la controversia no prosperó y la Suprema Corte de Justicia respaldó su decisión.

El Acuerdo Nacional por el Turismo (ANT) nació del consenso, tuvo su proceso de gestación en un foro y en encuentros privados con los principales políticos, empresarios y dirigentes turísticos.

Aquella mañana de la firma, **Marcelo Ebrard**, jefe de Gobierno de la Ciudad de México, decidió no hacerlo influido por **Alejandro Rojas**, quien era su secretario de Turismo.

Después este último quiso subirse al presídium para firmar el ANT, relató Guevara, pero los gobernadores no se lo permitieron.

Antes de asumir este puesto, fue interrogada a nivel familiar sobre una decisión que le quitaría ingresos y tiempo; al final aceptó por la oportunidad de hacer algo trascendente para el turismo mexicano.

Un país que la sigue sorprendiendo todo el tiempo, como le sucedió hace unas semanas en Michoacán, cuando acudió a la celebración del Día de Muertos en Santa Fe de la Laguna.

Allí entregó una ofrenda de frutas y fue invitada a disfrutar de un pozole hecho con maíz morado, que jamás se imaginó que existiera.

México no sólo es el mejor destino del mundo, sostiene, sino que es una “superpotencia cultural” que no tiene competencia.

Si se sigue trabajando para mejorar la imagen del país, diversificar su oferta hacia mercados poco atendidos y que han probado su rentabilidad, a focalizar la promoción en Estados Unidos a los viajeros con pasaporte, a cambiar las reglas que frenan al turismo y a fortalecer sus productos, no tiene dudas de que el futuro será de mayor crecimiento.

Comentarios
hrs.
Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas