Los compromisos del turismo mexicano en la era Trump

 
Carlos Velázquez
hrs.

Cada día que pasa, **Donald Trump**, presidente de Estados Unidos, lanza nuevas y absurdas iniciativas que siguen demostrando su inviabilidad; así es que vale la pena estar preparados para las que vienen.

Desde hace días, **Enrique de la Madrid**, secretario de Turismo, ha hecho algunos comentarios en público sobre como el turismo puede apoyar la situación que enfrenta el país actualmente.

De hecho, en Madrid, durante una rueda de prensa previa al inicio de la Feria Internacional de Turismo de España (Fitur) y en el contexto de los problemas de seguridad que vivieron Playa del Carmen y Cancún, hizo una reflexión al respecto. Concretamente refirió a que sería importante encontrar opciones para que los empresarios apoyaran con recursos temas sensibles, como es el de la seguridad.

Hoy, la actividad turística vive un momento de buenos resultados y en la mayoría de los destinos, las empresas de este sector reportan aumento en sus ganancias.

Es verdad que como concepto no parece la mejor idea dedicar recursos del impuesto al hospedaje o del Derecho de Visitante sin Permiso para Realizar Actividades Remuneradas (DNR), para apoyar actividades distintas a la promoción. De hecho, una gran enseñanza que dejó Los Cabos durante la administración pasada, fue que, no obstante las presiones políticas, todos estos recursos se siguieron reinvirtiendo en el turismo.

Así es que hoy este destino es modelo, no sólo por sus altas ocupaciones, sino también por las importantes inversiones que está recibiendo.

Precisamente en Los Cabos, según se refería en este espacio el lunes pasado, hubo consenso en la iniciativa privada para pagar el hospedaje de 190 elementos de la Gendarmería para que apoyen la seguridad en el destino.

Fondos que salieron como un presupuesto extra de los empresarios, pero sin comprometer los fondos para la promoción.

Hoy, otros líderes de la industria, como **Fernando Olivera**, secretario de Turismo de Guanajuato, están hablando sobre las opciones que deberían brindar los restauranteros para darle trabajo a los indocumentados que pudieran regresar en forma masiva a México.

Una situación que puede ser más tramoya, como otras decisiones de Trump, pues la administración del presidente **Barack Obama** hizo un trabajo efectivo para deportar a trabajadores indocumentados, pero sin convertir esa medida en un show mediático.

Hoy los grandes empresarios del turismo, y el sector en su conjunto, pueden cerrar filas con México y establecer programas en función de la coyuntura, pero sin asumir medidas permanentes que terminen resultando en deterioro del turismo.

Programas especiales de la industria restaurantera para darle espacio a los trabajadores migratorios que regresen con experiencia en el ramo y que además hablen inglés.

Programas para el desarrollo de microempresas que se conviertan en proveedoras del turismo; establecimiento de cadenas productivas con productores rurales que le vendan a restaurantes y hoteles, son algunas opciones que se escuchan por allí.

Hoy el turismo no sólo debe asumir el reto de seguirse fortaleciendo como una actividad económica relevante, sino de comprometerse con otros mucho menos favorecidos.

Comentarios
hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X