Lo que pasó en Palmilla con la balacera

Periodico Viaje Carlos Velazquez
 
Carlos Velázquez
hrs.

Menos de una hora después de la balacera en Playa Palmilla, que le costó la vida a tres presuntos delincuentes; Rodrigo Esponda, director general del Fideicomiso de Turismo de Los Cabos (Fiturca), ya estaba en el One & Only Palmilla con Antonio Bugarin, gerente del hotel.

Fue el domingo seis de agosto cuando ocurrió este incidente, que se suma a una serie de hechos violentos que tiene como trasfondo la disputa por la plaza entre dos grupos del crimen organizado.

Un caso que, visto fuera de contexto, parece gravísimo, aunque en realidad son mucho más frecuentes en ciudades de Estados Unidos como Chicago y en diversos destinos de playa de países como Jamaica.

Más allá del reto para las autoridades tanto del gobierno estatal, que lleva Carlos Mendoza, como del gobierno federal, que es evitar situaciones que pongan en riesgo a la población y a los turistas; el tema de fondo no tiene solución, pues es la oferta y la demanda de estupefacientes.

Así es que ahora, por primera vez, un hotel de superlujo en Los Cabos, con tarifas promedio por habitación de 900 dólares la noche, sufrió en carne propia un evento de esta naturaleza.

Esponda, quien fue el director del Consejo de Promoción Turística de México en Norteamérica y además fue el director de la oficina de Chicago de ese mismo organismo, sabe cómo reaccionar ante este tipo de situaciones.

Así es que ese mismo día ya había una estrategia de comunicación bien definida, además de que se estaban generando mensajes clave como los siguientes:

“Este tipo de situaciones desafortunadamente ocurren en destinos de todo el mundo, como París, Londres, Nueva York y Nueva Orleans”.

O bien:

“La ocupación de Los Cabos creció 6% en el último año. Los arribos internacionales, 20%, y el destino ha recibido exitosamente eventos internacionales como el Abierto de Surf y el Abierto de Tenis”.

El hecho es que la sola mención de Palmilla, una franja de arena frente al mar que se encuentra al sur de San José del Cabo, y de que los hechos violentos ocurrieron a 700 metros del hotel, le generaron a Bugarin más de 200 llamadas con la intención de cancelar.

Al final, hubo 60, que le costaron al hotel ingresos por algunos cientos de miles de dólares.

Lo peor es que no se sabe cuánto será en realidad, porque esta situación seguramente también tendrá un impacto en términos de reservaciones a futuro que se estaban planeando hacer en toda la plaza.

Los Cabos sigue estando en el número dos del top of mind de los viajeros mexicanos del segmento de lujo, según una encuesta que difundió esta semana Virtuoso.

Además, está generando grandes expectativas la próxima llegada de marcas poderosas como Saint Regis, Montage y Ritz Carlton.

Inversiones enormes que sólo generarán los empleos y tendrán el éxito esperado, si Los Cabos logra dar el siguiente paso para consolidarse como el mejor destino de lujo en el segmento de sol y playa de México.

¿Qué están esperando las autoridades para encontrar el “hilo negro” de este problema?

Comentarios
hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas