Litibú, el “hijo tonto” de Miguel Fluxá

 
Alonso Gordoa
hrs.

Dice Miguel Fluxá, el presidente ejecutivo de Iberostar, que el nuevo hotel de esta cadena en Litibú, en la Riviera Nayarit, es “su hijo tonto”, y que por tanto es uno de los que quiere más.

La historia de este establecimiento se remonta al gobierno de Vicente Fox, cuando el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) impulsó el desarrollo de Litibú en la Riviera Nayarit.

Debido a sus dimensiones no fue concebido como un Centro Integralmente Planeado, sino como un Proyecto Turístico Integral con una ubicación privilegiada, al lado de Punta Mita.

De hecho, ese desarrollo fue impulsado por Fonatur junto con otra propiedad en la misma zona, que se conoce como Capomo y que ahora, nuevamente, está siendo preparado para su venta.

Aunque la versión oficial que ofrece Iberostar es que el proyecto quedó en el olvido debido a la epidemia de la nueva influenza y la imagen de inseguridad de México en el extranjero, la situación fue más compleja.

Y es que, si bien Iberostar, como muchas empresas españolas, ha enfrentado retos económicos de gran calado en los últimos años, también es cierto que en la administración pasada no hubo voluntad política para apoyar a este destino.

Así es que cuando llegó Héctor Gómez Barraza a la dirección general de Fonatur, en diciembre del año pasado, sólo necesitó dos meses para que reiniciara la obra hasta su terminación, además, con un crédito de Bancomext.

Hoy Iberostar declara que en la propiedad hay una inversión de 100 millones de euros, que sirvieron para desarrollar 452 habitaciones que conforman una oferta de hospedaje dirigida a los clientes naturales de la zona, esto es, canadienses, estadunidenses y mexicanos.

Fluxá declaró que tiene tres predios más, cuyo desarrollo para ampliar la oferta de cuartos dependerá de los resultados que tenga este primer hotel en Litibú.

“Cuando tienes un hijo tonto”, dijo específicamente, “es al que quieres más”.

Como parte del desarrollo de la compañía, refirió el español, “hay hoteles que nos han costado mucho y son los que más nos han gustado, porque tienen un valor moral muy importante”.

“Litibú estaba olvidado en el archivo, debajo del archivo de todos los archivos. Hoy, es una realidad para Nayarit”, apuntó el gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval Castañeda durante la inauguración.

A la ceremonia acudió también Carlos Joaquín, subsecretario de Operación Turística, pues aunque Claudia Ruiz Massieu, la titular de la dependencia, había confirmado, tuvo que salir hacia Turquía con el presidente Enrique Peña.

La Riviera Nayarit sigue ganando relevancia como destino de lujo, segmento al que también va dirigido Capomo, del cual se prevé que al inicio del próximo año también sea puesto a la venta.

Comentarios
hrs.
Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas