Letra ociosa, la nueva Ley de Fomento a la Gastronomía

 
Redacción
hrs.

En una de esas raras jugadas, casi surrealistas, que ocurren en México, resulta que esta semana se promulgó la Ley de Fomento a la Gastronomía, aunque será hoy cuando se realizará un evento de revisión de sus alcances en la Cámara de Senadores.

Así es que primero pasó la norma y ahora se va a discutir con los interesados para qué sirve.

Lo peor es el resultado de la misma.

Según **Francisco Madrid**, director de la Facultad de Turismo de la Universidad Anáhuac, se trata de una ley endeble, limitada y que prácticamente no aporta nada a la política gastronómica que anunció el año pasado el gobierno federal.

Y es que la parte central de la misma, compuesta de 14 artículos, consiste en la creación de un consejo consultivo que ya sesionó hace unas semanas por primera vez.

La gastronomía es una actividad económica de primera línea para el turismo; según un estudio elaborado por la propia Universidad Anáhuac, 91% de los visitantes internacionales que vienen a México señala como actividad relevante de sus viajes probar la comida típica mexicana.

Para no ir al caso de las potencias, como España, en donde diez millones de viajeros al año tienen como propósito principal de sus recorridos la gastronomía.

Si ya hay varias paradojas en esta nueva ley, habrá que añadir que ni remotamente hace referencia a los asuntos de fondo.

Uno de ellos, el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), que de la forma en que está diseñado se convierte en una carga fiscal que hace más oneroso el vino mexicano, mientras que fomenta la entrada de bodegas extranjeras de producción masiva.

Otro tema que, desde la perspectiva de **Madrid** hubiera sido deseable incluir en la ley, es el de las denominaciones de origen, que también es un factor de competencia desleal de empresas en el extranjero.

Así es que esta nueva ley, más que “letra muerta”, será “letra ociosa”.

**DIVISADERO**

USTA. Desde hace un año, en la reunión anual de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), fue extraordinario el “agarrón” que se dieron los directores generales de las aerolíneas estadunidenses y de Oriente Medio.

Los primeros acusando de competencia desleal a los segundos por recibir subsidios de sus gobiernos.

Por ello es extraordinario el reconocimiento que está haciendo la Asociación de Viajes de Estados Unidos, que preside **Roger Dow**, al gobierno de **Barack Obama** por no haber cedido a las presiones de las “tres grandes”, United, Delta y American Airlines, que pretendían cambiar la política de cielos abiertos y limitar el acceso de las aerolíneas árabes.

Con ello, asegura, se salvan empleos y se garantiza el crecimiento de los viajes. Eso se llama ser coherentes con los principios de libre competencia.

DESCANSE EN PAZ. Nuestro más sentido pésame a **Héctor Gandini**, en el pasado, comunicador vinculado al turismo y hoy, director de Medios de la Secretaría de Gobernación, por el fallecimiento de su hijo **Héctor** en un lamentable accidente. Afortunadamente, su hija **Mara** ya se recupera.

Comentarios
hrs.
Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas