La semana más esperada por Carlos Joaquín

 
Redacción
hrs.

El próximo domingo **Carlos Joaquín González** protestará como gobernador de Quintana Roo, ceremonia que se llevará a cabo en Chetumal y que por muchas razones será un cambio muy observado en el estado turístico más importante de México.

El evento ya suscitó un gran interés mediático y aunque, originalmente, se había apostado por un evento pequeño, el equipo del mandatario entrante ya charteó un avión desde la Ciudad de México para apoyar la demanda de cobertura que es muy nutrida.

Un panorama imprevisto pues el día de la elección, González dudaba que pudiera ganar. Además de una campaña dura, en su memoria pesaban sinsabores como haber perdido la candidatura del PRI para gobernador cinco años atrás o no haber obtenido la dirección de Fonatur, aunque había trabajado, directamente, para la campaña de **Enrique Peña**.

Quienes estuvieron con él la tarde de las elecciones cuentan que el ambiente no era festivo hasta que comenzaron a llegar los resultados, que en pocas horas lo convirtieron en el gobernador electo del estado turístico más importante del país.

**Joaquín González** es un político amable, pero de pocas palabras y no ha sido un hombre vengativo, pues, incluso, recompuso su relación con su media hermana **Addy Joaquín**, quien le espetó varios insultos cuando ella contendió por el PAN para ser gobernadora de Quintana Roo.

Así es que quienes anticipan un “ataque a la yugular” en contra de **Roberto Borge**, el gobernador saliente y quien tácitamente declaró a **Carlos Joaquín** su enemigo, seguramente se equivocarán.

Como decía este último cuando era subsecretario de Turismo, el gobernador **Borge** “se peleó conmigo, pero yo no estoy peleado con él”.

Claro que, también, viene a la mente aquella frase de que la “venganza es un plato que se come frío” y es previsible que en las semanas siguientes la perspectiva cambie, si hay información verificada.

En lo que se refiere al turismo, Quintana Roo es un estado que va “viento en popa” aunque podría ir mejor. En el mundo de los poderes fácticos, hay un acuerdo entre políticos y empresarios de la entidad para no ponerse zancadillas.

Ello significa que estos últimos han mantenido sus planes de inversión y promoción de sus destinos, por lo que las ocupaciones hoteleras promedio rebasan este año 80% en sitios clave como Cancún y Riviera Maya.

Sin embargo, los fideicomisos de promoción turística se encuentran atorados por una reorganización a medias y un endeudamiento del que no han salido.

Hasta ahora se sabe de un plan para liquidar estos fondos, previo el pago con descuento de sus deudas, para conformar una especie de Consejo de Promoción Turística de Quintana Roo.

Si esto prospera, la siguiente gran tarea será impulsar a los destinos emergentes como Puerto Morelos, Isla Mujeres y Cozumel.

Además, el gobernador entrante es un experto en turismo, por lo que se anticipa que el titular del ramo será un “peso completo” en el tema o un yes man, que se limite a recibir instrucciones.

Comentarios
hrs.
Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas