La promoción turística y la historia

 
Carlos Velázquez
hrs.

Una de las aportaciones de la historia es que, a través de la óptica del pasado, de lo ya ocurrido, es posible dilucidar las soluciones del presente.

La historia de cómo nació el Consejo de Promoción Turística de México, está relacionado con una crisis que comenzó a gestarse durante el sexenio de Ernesto Zedillo, cuando Silvia Hernández era la secretaria de Turismo.

En aquel tiempo y, sobre todo, después de la importante devaluación del peso frente al dólar a finales de 1994, México comenzó a recibir un número creciente de turistas internacionales.

Sin embargo, los beneficios de un peso barato se fueron agotando rápidamente, así es que para finales de esa administración y ya cuando estaba Oscar Espinosa al frente de la Secretaría de Turismo, era indispensable contar con recursos para la promoción turística.

El Consejo de Promoción Turística de México (CPTM) nació de esa coyuntura, pues México estaba perdiendo competitividad en uno de los sectores donde tradicionalmente ha tenido buenos resultados como es el turismo.

Hoy, tal y como referíamos ayer en este espacio, la desaparición del CPTM ha provocado que la falta de promoción lleve a impulsar diversas alternativas algunas apoyadas por el gobierno federal, pero sin dinero público, y otras que se salen de ese ámbito.

Sin duda, México se encuentra en una situación de desventaja en el terreno de la promoción turística frente a muchos competidores internacionales, pues hay decenas de gobiernos que están canalizando recursos fiscales para impulsar a sus destinos.

Hoy mismo hay una nueva discusión en marcha sobre el futuro de Brand USA, la oficina de promoción turística de Estados Unidos, pues también en Estados Unidos hay políticos que pretenden quitarle los recursos.

Aunque sus resultados han sido tan positivos que todo indica que en el Congreso de ese país se autorizarán nuevamente los fondos, para que siga operando como lo ha hecho desde hace varios años.

Sin decirlo y, menos, sin contradecir al presidente López Obrador, varios políticos de las secretarías de Turismo y de Relaciones Exteriores saben que hacen falta los fondos públicos para la promoción turística.

El dato de que están llegando 0.4% menos de viajeros estadounidenses por la vía aérea este año, cuando están creciendo a dos dígitos en otros destinos del Caribe y Centroamérica es una de las pruebas de que México se está quedando rezagado.

La gran pregunta es si habrá que esperar una situación crítica para que el gobierno corrija o si esos políticos, que saben de la importancia de la promoción, estarán dispuestos a negociar efectivamente con el presidente algunas alternativas que, al menos paulatinamente, vayan generando un modelo que corrija los problemas que hoy ya se han generando.

Divisadero

Manejo de crisis. La Sectur federal está lanzando un concurso para que una empresa se haga cargo del tema de manejo de crisis para los destinos turísticos mexicanos.

Es un asunto importante, que urge, y es deseable que se abra un proceso para elegir a la mejor compañía, aunque varios dan por sentado que el elegido será Guerra y Asociados, la empresa que comanda Gabriel Guerra Castellanos.

Comentarios
hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X