La licitación por Puerto Escondido, en BCS

 
Alonso Gordoa
hrs.

En los primeros días de febrero se licitarán la mayoría de los terrenos y la marina de Puerto Escondido, Baja California Sur, de cuyo éxito depende que se ponga en marcha un proyecto que en el pasado ha sufrido la peor de las fortunas debido a la avaricia de algunas personas e incluso por problemas políticos.

Héctor Gómez Barraza, director general del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), impulsó unas bases para este concurso que obligarán al ganador a invertir, de entrada, más de 120 millones de pesos y depués a construir con fechas muy estrictas, lo que implica riesgos y capacidad económica importantes.

La razón es que nuevamente comienza a haber indicios de interés por especular tras la llegada, un tanto involuntaria, del Grupo Carso, de Carlos Slim Helú, después de que Inbursa hiciera efectiva la garantía de los activos que tenía con ellos Homex, de Eustaquio de Nicolás, en el área de Nopoló y que está algunos kilómetros al norte de Puerto Escondido, que es la marina natural más grande de la Península de Baja California.

Slim visita frecuentemente Loreto como viajero y otra de las razones que puso en actividad a su grupo es el interés personal que ha mostrado por este proyecto.

De hecho tanto Slim como un ex colaborador suyo, hoy convertido en otro exitoso empresario, Fernando Chico Pardo, el presidente de Asur, son dos de los participantes esperados en esta subasta junto con Enrique Salcido, un joven emprendedor miembro de una familia de Jalisco que posee una importante fábrica de guantes de látex en Jalisco y que hace dos años adquirió allí unos terrenos para impulsar un desarrollo náutico que está parado por un litigio con la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente.

El resultado de este concurso de hecho irá de la mano con el futuro de Loreto y Nopoló, ya que en la actualidad es el más rezagado de todos los Centros Integralmente Planeados (CIP) que tiene Fonatur.

Allí hay un aeropuerto internacional, infraestructura urbana que en algún momento fue tasada en cerca de dos mil millones de dólares y todo esto en uno de los destinos más bellos de México.

En Puerto Escondido John McCarthy, cuando era el director general del Fonatur, construyó un edificio, unas posiciones de atraque y una estación de servicio para lo que concibió que sería el centro del llamado Proyecto Mar de Cortés, que después fue arrumbado por sus sucesores en el gobierno del presidente Felipe Calderón.

Es un hecho que Slim y su grupo no acostumbran perder dinero y que ya están allí, así es que una licitación exitosa podría ser el siguiente paso para que este destino crezca.

Comentarios
hrs.
Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas