Kioscos migratorios deben acabar con las filas para entrar a México

 
Redacción
hrs.

Fue la Cámara Nacional de Aerotransportes (Canaero), que preside **Sergio Allard**, la que identificó la aplicación tecnológica instalada en el Aeropuerto Internacional de Vancouver (YVR), para hacer el trámite migratorio automatizado que ahora está por venir a México.

Y la Secretaría de Turismo, cuyo titular es **Enrique de la Madrid**, se encargó de armar el modelo, que incluye temas de financiamiento, instalaciones en las terminales aéreas, algunas de ellas concesionadas, y, sobre todo, los permisos y procesos con el Instituto Nacional de Migración, que comanda **Ardelio Vargas Fosado**.

Desde hace años, y marcadamente en las temporadas altas, los oficiales migratorios en las terminales aéreas de las principales playas mexicanas no se daban abasto para autorizar la entrada a México desde los destinos internacionales.

En Cancún ha habido una presión importante, pues resulta un sinsentido recibir a los viajeros que le generan una importante derrama a Quintana Roo, con una fila de dos y hasta tres horas.

Alguna vez **Pablo Azcárraga**, presidente del Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET), dijo que quienes pagaban los platos rotos eran los hoteleros, pues sus huéspedes ya llegaban a registrarse de muy mal humor.

Nada peor para iniciar unas vacaciones, pues a partir de allí todo era cuesta arriba.

La solución que se presentó la semana antepasada en la Junta de Gobierno del Consejo de Promoción Turística de México, el día en que **Lourdes Berho** asumió la dirección general, puede ser la opción para resolver este problema.

Se trata de montar los kioscos electrónicos que ya operan en el YVR, cada uno de los cuales tiene la capacidad de reemplazar a cuatro agentes migratorios.

Claro que no se trata de eso, de hecho el INM ha mostrado buena disposición para resolver el problema, pero no puede contratar más personal debido a las medidas de la Secretaría de Hacienda que, además, se han endurecido con los recortes presupuestales.

Desde principios de esta administración ha sido muy difícil abrir nuevas plazas en el gobierno, un procedimiento que prácticamente está cerrado con los recortes de este año y las opiniones de quienes esperarían todavía más.

En números redondos, las inversiones previstas serán del orden de los cinco millones de dólares para cada uno de los aeropuertos y el programa estará arrancando en la Ciudad de México, Los Cabos y Cancún.

En la siguiente etapa entrarán Vallarta y el aeropuerto del Bajío y, si se consiguen los resultados previstos, el próximo año deberán incorporarse otros aeropuertos relevantes para el turismo internacional, como Huatulco y Mazatlán.

Un dato es que estos kioscos tienen dos versiones, una con reconocimiento biométrico y otra sin el mismo; de entrada se usará este último, pues la idea es que identifique a los viajeros con la información incluida en el pasaporte, como lo hacen actualmente los oficiales migratorios.

Así es que no está diseñado para operar un programa de viajero confiable, sino para autorizar la entrada a México a toda persona que demuestre su personalidad de acuerdo al pasaporte expedido por una autoridad competente.

Comentarios
hrs.
Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas