Jiménez Pons, Fonatur y el Tren Maya

 
Carlos Velázquez
hrs.

Cuando Andrés Manuel López Obrador (AMLO) salió de su primera reunión de trabajo con su futuro gabinete, tras ganar las elecciones; calificó de prioritarios dos temas que tocan al turismo.

Se trata de la decisión que él y su equipo tomarán respecto al Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) y el proyecto del Tren Maya.

Rogelio Jiménez Pons, un arquitecto muy conocido en el sureste mexicano, es quien está coordinando esta última obra por lo que varios empresarios anticipan que él ocupará la dirección general del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur).

Jiménez Pons colaboró con el gobernador tabasqueño Leandro Rovirosa en aquella mega obra que se conoció como Tabasco 2000; aunque también ha estado en el negocio de la hotelería como ocurrió cuando construyó el hotel Quinta Real de Villahermosa.

Durante la campaña presidencial de AMLO, celebró reuniones con algunos de los empresarios más importantes del sureste mexicano a quienes dejó ver que ya estaba en pláticas con varias empresas internacionales para la construcción del tren.

En el Proyecto de Nación 2018-2024 de AMLO, se establece que la vía ferroviaria tendrá 830 kilómetros de largo; que irá de Cancún a Palenque, con escalas en Tulum, Bacalar y Calakmul y que se requieren 35 mil millones de pesos para los primeros tres años.

Lo que Jiménez Pons compartió con los empresarios fue que sólo una empresa internacional con visión de largo plazo podrá soportar el grueso de esa obra; pero también estableció que existirán muchas oportunidades de inversión.

Por ejemplo en las estaciones de la primera etapa que incluirán destinos de alto tránsito como Puerto Morelos, Playa del Carmen o Tulum; además de la tematización de los trenes y las oportunidades para el transporte de carga por las noches.

Ahora el asunto está generando algo de entusiasmo y ya hay varios inversionistas indagando sobre este proyecto.

Divisadero

Priísta popular. Durante el desayuno por el Día del Agente de Viajes, que organizó la Asociación Mexicana de Agentes de Viajes (AMAV), que preside Jorge Hernández, resultó que Enrique de la Madrid, casi como el “último de los mohicanos”, resultó ser el último priísta popular después del tsunami del domingo primero de julio.

No sólo porque los agentes de viajes hicieron fila para tomarse fotos y selfies con él; sino porque además Roberto Zapata, presidente de Hoteles Misión y vicepresidente de Concanaco-Servitur, dijo que De la Madrid había metido al turismo a las principales discusiones económicas pues antes era una actividad trivializada.

Mientras Hernández lo invitó de una vez al desayuno del próximo año, aunque ya no trabaje para el gobierno.

De la Madrid por su parte, destacó que la sociedad no sólo está cansada de la corrupción sino que además quiere resultados rápidos en sus bolsillos, lo que le pondrá una presión importante al nuevo gobierno al que no le firmó un cheque en blanco.

Mientras Miguel Torruco, el próximo secretario de Turismo, canceló la noche previa su asistencia al desayuno pues fue convocado por AMLO a una junta.

 

Comentarios
hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas