Gastón Azcárraga y la soberbia como pecado capital

 
Alonso Gordoa
hrs.

La historia en marcha, ahora que Gastón Azcárraga, el otrora presidente del poderoso Consejo Mexicano de Hombres de Negocios (CMHN), se ha convertido en un perseguido de la justicia mexicana; es un hecho con muchas vertientes de análisis.

Más allá de los momentos anecdóticos cuando una reputada revista de negocios lo nombró el “empresario del año” o aquella noche que bajó la escalera de su casa en las Lomas de Chapultepec vestido como capitán de Mexicana; es verdad que el nombre de esta familia sigue siendo influyente en los negocios.

Ninguno de los dirigentes ligados al turismo, por ejemplo, emitió ayer un juicio duro contra Azcárraga y Grupo Posadas, la firma que construyó su padre, sigue siendo fuente de negocios para muchos.

Una organización que fundó el padre de ambos, don Gastón Azcárraga Vidaurreta, como el único interlocutor serio de los grandes empresarios turísticos.

Ahora que Gastón hijo demandó a Posadas por desacuerdos patrimoniales, incluso hay espacio para el “sospechosismo” y para suponer una estrategia que lo desligue de esa empresa, aunque no haya diferencias irreconciliables con ella.

A Gastón Azcárraga hay quienes lo han visto recientemente en Miami y en Nueva York y tiene todos los recursos para “desaparecer de la faz de la tierra” y seguir disfrutando de ella.

Es difícil creer que este personaje lavara dinero o incurriera en asociación delictuosa; pero sin duda la soberbia es su pecado capital.

Azcárraga apostó una cantidad por Mexicana y ni un centavo más, lo que cumplió puntualmente; se peleó con los sindicatos, a cuyos dirigentes acusó de abusivos y se enfocó a doblegarlos, pero sin arriesgar su patrimonio.

Más allá del momento difícil por el que atraviesa, la clase empresarial mexicana tiene al menos un temas para reflexionar.

1. ¿Qué implicaciones tiene que el gobierno federal haya decidido perseguir penalmente a un expresidente y miembro del grupo empresarial más destacado del país, el CMHN, y miembro además de una de las familias más prominentes de los negocios en México?

Divisadero

Naviera. Carlos Herrero, presidente de la agencia de relaciones públicas de Royal Caribean en México, tomó contacto con este espacio para comentar que el año pasado David Cedillo, como director de finanzas, generó un problema a dicha firma derivado de errores de procedimientos, lo que derivó en varios despidos.

Sin embargo, sostiene que Gabriela González se mantiene como directora, aunque este espacio tiene información de que es inminente su reemplazo. Al tiempo.

Comentarios
hrs.
Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas