Fonatur y el futuro de los Centros Integralmente Planeados

 
Carlos Velázquez
hrs.

Desde que existe en México la alternancia de los partidos en el poder, ha habido varias transiciones complicadas; por eso fue positivo que también en lo referente al sector turismo el primer encuentro entre los equipos de los gobiernos entrante y saliente haya transcurrido de manera cordial.

Además de la exposición general sobre la situación del turismo, uno de los temas que también se trataron fue el del futuro del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), cuyo titular es Miguel Alonso Reyes, pues esta institución tiene áreas de oportunidad importantes.

Más allá del reto práctico que implicará seguir pagando sus pasivos que hoy ascienden a dos mil 180 millones de pesos; la mayoría legislativa que tendrá Morena en el Congreso le permitiría hacer algunos cambios que no se han hecho para redefinir el papel de esta institución.

Hace algunas semanas Miguel Torruco, próximo Secretario de Turismo, dijo en su cuenta de twitter que trabajaría con Rogelio Jiménez Pons, quien será titular del Fondo para “consolidar el próximo tren turístico del sureste” aunque no se sabe mucho más al respecto.

Si Fonatur se encargara de esa obra de infraestructura, en principio no habría que hacer una reforma legal; sino darle suficiencia presupuestaria.

De hecho en esta administración se analizaron dos proyectos de infraestructura turística que en principio iban a ser ejecutados por el Fondo: El primero fue el Museo Nacional de Energía y también el nuevo Acuario de Mazatlán, aunque finalmente ninguno de ellos fue realizado por esta institución.

Pero además de seguir pagando la deuda mencionada, la mayoría de la cual se gestó por la compra del terreno del Centro Integralmente Planeado (CIP) de Playa Espíritu, lo que ocurrió en el sexenio de Felipe Calderón; hay otro compromiso muy grande.

Se trata de seguir ejecutando las tareas de mantenimiento de la totalidad de estos Centros, que incluyen Cancún, Los Cabos, Ixtapa-Zihuatanejo, Huatulco, Loreto y Playa Espíritu,

Fonatur sigue siendo un jugador muy importante en todos ellos, cuya fue fundamental para su desarrollo y consolidación.

El problema es que se ha generado un incentivo perverso; pues las autoridades municipales se han liberado de sus obligaciones constitucionales, descritas en el artículo 115, como son la limpieza, la dotación de agua potable y el alumbrado público.

Cada vez que en el pasado se ha propuesto que Fonatur se retire de los CIPs; se han generado problemas políticos con los gobernadores, presidentes municipales y con los empresarios que anticipan la caída de los turistas junto con la baja en la calidad de los servicios.

Hoy Fonatur está impedido legalmente para brindar estos servicios en otros destinos además de los CIPs; como lo está también para comercializar con reglas más simples sus propiedades inmobiliarias o para celebrar cooperativos de promoción dirigidos a uno de sus públicos objetivo como son los inversionistas.

La posibilidad de llevar su experiencia a otros destinos, parecería una meta alineada con uno de los objetivos que ha planteado Torruco como es impulsar el turismo en alrededor de 150 destinos del país.

Comentarios
hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas