Empuja Ruiz Massieu inversiones en Los Cabos

 
Nallely Campos
hrs.

Si en la cultura china el ideograma de “problema” coincide con el de “oportunidad”, un ejemplo más se gesta en Los Cabos, donde **Claudia Ruiz Massieu**, secretaria de Turismo, está empujando una propuesta para ampliar la infraestructura de hospedaje respecto a como estaba antes del huracán Odile.

En esta historia han servido como puente **Julio Castillo**, presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Los Cabos, y **Rubén Reachi**, secretario de Turismo de Baja California Sur.

De hecho, en las declaraciones a los medios, distintos políticos ya han dicho que Los Cabos estará mejor tras el paso de Odile, lo que suena un poco a politiquería, a discurso hecho y a lugar común.

Pero resulta que **Ruiz Massieu** le encargó a varios miembros de su equipo que apoyen un paquete de nuevas inversiones privadas con cartas compromiso firmadas por algunos de los empresarios más relevantes del destino.

Se trata de concretar el nuevo hotel Le Blanc de **José Chapur**; un desarrollo de tiempos compartidos de Grupo Villas, de **Luz María Torres** y **Owen Perry**.

También hay un proyecto inmobiliario de Hacienda del Mar, del Grupo Coppel de Mazatlán; otro de Rancho San Lucas, de **Francisco Bulnes**, y uno más de Mayan Palace, con recursos del Grupo Vidanta que comanda **Daniel Chávez**.

Son proyectos en las carteras de estas organizaciones privadas, que para despegar necesitan de varios permisos que involucran a los tres niveles de gobierno.

En total superan holgadamente 400 millones de dólares y tienen un potencial inmediato para generar empleos e inyectarle dinero a la economía de Los Cabos, que fue la más golpeada por el paso de Odile.

El punto fino es que el gobierno federal consiga acelerar el tortuguismo y eliminar las corruptelas que han caracterizado a la presidencia municipal de Los Cabos, de **Antonio Agúndez**.

Sería muy difícil que este personaje pusiera trabas a estas nuevas inversiones, o que sus funcionarios pidieran un moche, si funcionarios del gobierno federal acompañan las gestiones.

Así es que es de esperarse que, dentro de unos días, **Ruiz Massieu** anunciará un aumento de la infraestructura hotelera y de tiempos compartidos en Los Cabos.

**Divisadero**

No me ayudes, compadre. Más o menos eso tenían ganas de decir los estadunidenses a quienes el “solidario” gobierno de su país, les envió unos aviones de Miami Air para sacarlos de Los Cabos tres días después del huracán. Y es que mientras el gobierno mexicano coordinó los esfuerzos público y privado, lo mismo que una decena de aerolíneas estadunidenses y canadienses, para evacuar sin costo a miles de viajeros varados; el apoyo del Tío Sam les costó la friolera de 600 dólares, one way, por pasajero.

Es obvio decir que el malestar de los estadunidenses fue generalizado.

Comentarios
hrs.

Periodista especializada en turismo

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas